bergantín


Búsquedas relacionadas con bergantín: galeon, riela

bergantín

(Del cat. bergantí < bergant, bergante.)
s. m. NÁUTICA Barco de dos palos y vela cuadrada o redonda.

bergantín

 
mar. Velero de dos palos, trinquete y mayor, con velas cuadradas o redondas.
Traducciones

bergantín

سفينة بساريتين

bergantín

бригантина

bergantín

bergantí

bergantín

Brigantine

bergantín

brig, brigantine

bergantín

brigantino

bergantín

brigantiini

bergantín

brigantin

bergantín

brigantino

bergantín

brygantyna

bergantín

bergantim, brigue

bergantín

briga

bergantín

brigantin

bergantín

布里格

bergantín

ブリッグ

bergantín

SMbrig
Ejemplos ?
-preguntó a su padre la muchacha. -En cuantito acabe de cargar el bergantín El Valiente. -Pero ¿cuánto tiempo cree usté que tardará entoavía en poer izar el ancla ese barco?
Entre tanto confiábase al celo o más que eso a la habilidad diplomática o política del doctor Pérez la suerte de la cuestión y a fe que se confiaba en buenas manos. El diputado tarijeño arribó a Montevideo para cumplir su mandato el 5 de octubre en el bergantín “ Paraná ”.
Era la intención de Halima la misma que la de Mahamut: hacer con él y con Ricardo que en el camino se alzasen con el bergantín; pero no les quiso declarar su pensamiento hasta verse embarcada, y esto con voluntad de irse a tierra de cristianos, y volverse a lo que primero había sido, y casarse con Ricardo, pues era de creer que, llevando tantas riquezas consigo y volviéndose cristiana, no dejaría de tomarla por mujer.
Ahora bien: a fines de junio de 1816, como ya se dijo anteriormente, arribó a Colonia en su bergantín “Luisa” a objeto de efectuar su contrato con Gordon MacMurray, el otro pactante don Hugo Mattison.
A principios de 1818 fondeó en el Callao, con procedencia de Cádiz, un bergantín con valioso cargamento de mercaderías peninsulares.
Mas como aquel a quien el amor había tanto tiempo que sosegar no le dejaba, pensando en lo que había de hacer para no morir a manos de sus deseos, puso luego por obra lo que con largo discurso y resoluta determinación tenía pensado; y así, en un bajel de diez y siete bancos, que en otro puerto había hecho armar, puso en él cincuenta soldados, todos amigos y conocidos suyos, y a quien él tenía obligados con muchas dádivas y promesas, y dioles orden que saliesen al camino y tomasen el bajel del cadí y sus riquezas, pasando a cuchillo cuantos en él iban, si no fuese a Leonisa la cautiva; que a ella sola quería por despojo aventajado a los muchos haberes que el bergantín llevaba...
Su capitán era don Pepe Rodríguez, gaditaño, y los treinta tripulantes eran también andaluces. Hasta el nombre del bergantín, armado con seis cañoncitos, era una pura andaluzada, como que se llamaba...
La codicia del saco les puso alas en los pies y esfuerzo en el corazón, aunque bien vieron cuán poca defensa habían de hallar en los del bergantín, según iban desarmados y sin sospecha de semejante acontecimiento.
D.n José Artigas, para dar una cuenta exacta, de los motivos que hemos tenido Yo, el Sor Com.te D.n Juan Ant.o Lavalleja, en consorcio del Sor Ministro de Hac.da D.n Thomas Franc.o Guerra para proceder y aprehender a la Persona del Cap.n Inglés del Bergantín Luisa, pedimos a nombre de la patria, que cada uno de Ustedes, presten su firma en este que se les presenta, diciendo si es berdad o no lo que abajo se expone: 1º Se obserbaron u oyeron tirar un cañonazo con vala con dirección a la Baiya o Pueblo, de a bordo del Bergantín Inglés, q.e se halla fondeado en este Puerto, el día 6, Jueves a la tarde.
Dos días había ya que el bergantín caminaba, que al cadí se le hicieron dos siglos, porque luego en el primero quisiera poner en efeto su determinación; mas aconsejáronle sus esclavos que convenía primero hacer de suerte que Leonisa cayese mala, para dar color a su muerte, y que esto había de ser con algunos días de enfermedad.
Con la bodega ya escueta, zarpó el bergantín en Mayo con rumbo á Guayaquil, donde, como cargamento de retorno, debía embarcar competente cantidad de sacos de cacao.
Al fin consiguió a costa de inmensos heroicos sacrificios, ser tripulante de un bergantín, el María de Jesús, que zarpó con rumbo a Montevideo y Buenos Aires.