berberisco

(redireccionado de berberisca)
También se encuentra en: Sinónimos.

berberisco, a

adj./ s. De Berbería, región del norte de África.

berberisco, -ca

 
adj.-s. Beréber.
Sinónimos

berberisco

, berberisca
adjetivo y sustantivo

berberisco:

cabileñoberéber,
Traducciones

berberisco

ADJBerber
Ejemplos ?
-Vamos, madre anciana... -Me llamo doña Berberisca -interrumpió la vieja, muy amostazada, al caballero-, y soy señora de Albatroz.
-¿Queréis callar, malditos vocingleros? -exclamó con coraje doña Berberisca-. Soy vuestra servidora -prosiguió, haciendo una cortesía a la francesa al caballero-, y si queréis seré vuestra esposa, y viviréis conmigo aquí como un bajá.
Habrá, pues, señor, seis años que en la batalla sangrienta que tuvimos con los Moros en Jerez de la Frontera, militó Don Juan de Luna, de cuyos rayos pudiera el mismo sol envidiar fuego para sus saetas, porque su valiente espada era encendido cometa que a fuego y sangre amenaza la berberisca potencia.
Canta después el brazo omnipotente, que desde el hondo asiento hasta la cumbre conmueve el monte Auseva y le desploma sobre la hueste berberisca y suban por tu verso a la esfera cristalina los triunfos de Pelayo y su renombre, las hazañas, las lides, las victorias que al imperio de Carlos, casi inmenso, y al Evangelio santo un nuevo mundo más pingüe y opulento sujetaron.
DOÑA JUSEPA Yo fui la condesa misma de Ficallo, hermana. DOÑA BERNARDA ¿Hay tal? ¡Y la perra berberisca que en chilindrinas me hablaba!... POLONIA Todo amor es chilindrina.
Al cabo el hielo rompiose, y la primera la dama le ruega que tome asiento y ordena le sirvan agua. Entra obediente al mandato una berberisca esclava, con búcaros primorosos en su salvilla de plata.
Los ojos del mayordomo estaban llenos de lágrimas. Un rudo temblor que no podía dominar agitaba su barba berberisca. Se asomó a la ventana, y mirando hacia el camino guardó silencio.
Y era un tiempo de guerras y de amores, En que el compás de berberisca zambra Y el son de los clarines y atambores, Estremecían a la par la Alhambra.
En él armado aparece, deslumbrando la palestra, el de Lombay, revolviendo una berberisca yegua, y con la pica en el ristre, haciendo tan altas pruebas, que de palmadas y vivas el vulgo la plaza atruena.
uinientos años más joven era el magnífico alcázar; aún lustrosas sus paredes, su alto almenaje sin faltas, y lucientes los esmaltes de las techumbres doradas, mansión del rey de Castilla orgulloso se ostentaba, cuando del mayo florido una apacible mañana, en aquel salón que tiene los balcones a la plaza, dos ilustres personajes en grande silencio estaban: un caballero era el uno; el otro, una hermosa dama. Rica berberisca alfombra, del rey moro de Granada don o tributo, cubría las losas de aquella cuadra.
“Preguntado me has la causa de mis suspiros ardientes, y débote la respuesta por quien soy y por quien eres “Yo nací en Gelves el año que os perdisteis en los Gelves, de una berberisca noble y de un turco mata-siete.
Doña Berberisca, picada hasta el corazón, echó una torva mirada al Caballero del Pez, e intimándole que la siguiese, le enseñó todo el castillo, en el que vio muchas cosas; pero no las pudo referir, porque la pícara Berberisca lo llevó por un callejón oscuro, en que había una trampa, en la que cayó y desapareció en un abismo, y su voz se fue con los ecos, que eran las voces de otros muchos bizarros y cumplidos caballeros, que la pícara Berberisca había castigado de la misma manera por haber despreciado sus venerables hechizos.