benedictino

(redireccionado de benedictina)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con benedictina: franciscanos

benedictino, a

1. adj./ s. m. RELIGIÓN De la regla u orden de san Benito monasterios benedictinos. benito
2. s. m. Licor que fabrican los monjes benedictinos.

benedictino, -na

 
adj.-s. catol. Díc. del monje o monja que sigue la Regla de san Benito de Nursia.
Sinónimos

benedictino

, benedictina
adjetivo y sustantivo
(persona) benito.
Traducciones

benedictino

benedettino

benedictino

Benediktiner

benedictino

bénédictine

benedictino

Benedictine

benedictino

البينديكتين

benedictino

הבנדיקטיני

benedictino

ベネディクト

benedictino

Benedictine

benedictino

ADJ
A. ADJBenedictine
B. SMBenedictine
es obra de benedictinosit's a monumental task
Ejemplos ?
El cáustico escritor francés, que por cuya conducta, se afirma, no pudo continuar en los conventos y a seguir participando de la pureza benedictina y de la ciencia de sus compañeros de orden, ha quedado en la historia de la literatura francesa como certero cultivador de un género literario que ha proyectado al mundo personajes suscitadores de grande hilaridad, sátira y entretenimiento, donde a pesar de eso, subyace una fuerte intención educativa sobre una nueva moral opuesta a la medieval.
Era un depilatorio espeso, de insoportable olor, que Larrea se aplicaba con una constancia benedictina, todas las noches, a fin de evitar los avances capilares de que he hecho mención.
Los trastornos fisiológicos no le rendían: seguía trabajando, y en una pausa ó respiro otorgados por las dolencias, concibió y ejecutó sus obras sintética, El Ingenioso Hidalgo Miguel de Cervantes, cifra y resumen de todos los trabajos del escritor en su no larga existencia, pues en dicho libro se contienen la erudición benedictina, la fortaleza del entendimiento, el vuelo de la fantasía, el lenguaje caudaloso, de infinita variedad y riqueza, y el don de amenidad, fruto del saber y del trato social.
A los más, manifestó una cierta animadversión por la disciplina religiosa de la orden franciscana y pasó, como se dijo al principio, a la benedictina, para después colgar los hábitos, pero sin enemistarse con sus superiores; de manera que pudo volver a vestirlos en los dos últimos años de su vida, ser nombrado canónigo en una abadía y, más tarde, cura de Meudon, puesto que no llegó a ocupar.
Desde luego, para los historiadores y arqueólogos que han solucionado esta controversia de criterios sobre los Cañaris, han tenido que rebasar los quiméricos moldes de la leyenda y buscar con paciencia benedictina la fría estructura de la ciencia, escrutando por todos los ángulos, en unión con el sabio alemán Max Uhle, los primigenios brotes de la civilización Cañari, sin que con estos quiera decir que tal descubrimiento ha quedado solamente en atisbos, sino que han estado enriquecidos por abundantes estudios arqueológicos y etnológicos.
Luego se trasladó a Salzburgo para reanudar su educación, matriculándose en la Universidad Benedictina para estudiar Filosofía y Jurisprudencia.
Pero son la Edad Media junto con la Ilustración, dos de los períodos más relevantes en la historia de Monforte; se establece en el Monasterio de San Vicente del Pino, actualmente Parador de Turismo, la comunidad Benedictina.
En 2011, el vaticanista Sandro Magister mencionó varios candidatos posibles, de los cuales la Santa Sede ya elevó a la monja benedictina Hildegarda de Bingen, en tanto que el papa Francisco anunció la proclamación de Gregorio de Narek.
Nueve años después, el 10 de noviembre de 1954 se restauró la vida monacal. La comunidad benedictina regresó para hacerse cargo del monasterio.
La dirección espiritual y la instrucción litúrgica son las formas de apostolado que una comunidad benedictina ejerce. Esto se concreta en la apertura de la iglesia monástica a quien quiera integrase en la oración colectiva y el monasterio a quien busque un ambiente de paz y serenidad.
En Leyre esta última parte está definida por la Orden de monjes que rige el monasterio, la Orden Benedictina que se basa su práctica en la Regla de San Benito y en la oración litúrgica, su lema es PAX.
La oración culmina con el Oficio Divino y la Sagrada Liturgia, donde el Sacrificio Eucarístico es el centro. La oración es el centro de la vida benedictina.