belicoso

(redireccionado de belicosa)
También se encuentra en: Sinónimos.

belicoso, a

(Del lat. bellicosus.)
1. adj. Inclinado a la guerra espíritu belicoso.
2. Que tiende a entablar discusiones o riñas. agresivo

belicoso, -sa

 
adj. Guerrero, marcial.
fig.Agresivo, pendenciero.
Sinónimos
Traducciones

belicoso

belliqueux

belicoso

oorlogszuchtige

belicoso

krigeriske

belicoso

krigiska

belicoso

ADJ (= guerrero) → warlike; (= agresivo) → bellicose, aggressive
Ejemplos ?
Y, a la orden de clausura del Consulado Mexicano instalado en París, correspondimos con la supresión de todas las agencias consulares que nuestra nación tenía establecidas en Alemania y con la cancelación del exequátur de que gozaban los Cónsules alemanes en la República. Estas medidas, que Hacían honor a nuestra dignidad, demostraban claramente que nuestra intención no era belicosa.
Prevenidos, en fin, para el asalto, mueven a sobresalto los ánimos valientes las retumbantes cajas, previenen uñas y acicalan dientes, calando juntas las celadas bajas, que en las frentes bisoñas más eran de sartén que de Borgoñas; pero, en silencio los clarines roncos, que sonaban a modo de zampoñas, puesto a la margen de unos verdes troncos, que no importa saber de lo que fueron, de pies en uno Micifuf bizarro, cuando del Sol el carro, que Etontes y Flegón amanecieron, atrás iba dejando el mediodía, dijo a su belicosa infantería...
Que los romanos hicieron para sí algunos dioses, movidos, no por razón, sino por lisonja Y ¿qué razón tuvo esta nación belicosa para adoptarse estos dioses, que no fuese más una pura lisonja en la elección que hicieron de ellos, aun de los mismos que eran falsos?
Procurando no hacer jamás jornada muy larga y siempre a paso holgado y lento para hacer en Damasco al cabo entrada sin gran fatiga el día del evento, vieron los dos en una encrucijada persona que en su ropa y movimiento un hombre parecía, y mujer era en las batallas belicosa y fiera.
Átomos leves de una inmensa ruina, que en el espacio sin concierto vuelan, y de la nada al insondable abismo van al impulso de atracción suprema. Ídolos pasajeros de la Fama, hermosa, sabia floreciente Grecia, belicosa Cartago, heroica Roma.
Una parte del mundo hay que yace siempre entre hielo y entre heladas nieves del camino del sol bien apartada; allá, en la oscuridad de días breves, belicosa y contraria de paz, nace gente que vida y muerte estima en nada.
Su especialidad fue siempre asistir al soldado; estuvo en Crimea, en Italia, en Austria, y al referir azares de la guerra, se mostraba de pronto como una hermana de la Caridad belicosa y entusiasta, sólo nacida para recoger heridos en lo más recio del combate; una especie de sor María Rataplán, cuyo rostro desencarnado y descolorido era la imagen de las devastaciones de la guerra.
Dadme una lanza, ceñidme el casco fiero y refulgente, volemos al combate, a la venganza. Y la española gente al escuchar su grito, diligente acudió belicosa a la matanza.
¿No era esto prevenir toda averiguación y, al mismo tiempo, situarse muy alto, por esta pretendida fascinación ejercida sobre un hombre que debía ser de naturaleza belicosa y acostumbrado a hacerse obedecer?
Tú serías más complaciente y menos sordo a los ruegos, si antes te hubieses inflamado por alguna mujer. Tú no naciste para regir un caballo ni manejar las pesadas armas; tus débiles brazos no pueden sostener la lanza belicosa.
Para dioses tres él otros tantos fuegos de césped pone; el izquierdo para Mercurio, el diestro para ti, belicosa virgen, el ara de Júpiter la central es; se inmola una vaca a Minerva, 755 al de pies alados un novillo, un toro a ti, supremo de los dioses.
Y él, de su cabeza, dio a luz a Atenea de ojos glaucos, terrible, belicosa, conductora de ejércitos, invencible y augusta, a la que encantan los tumultos, guerras y batallas.