belicismo


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con belicismo: cinico

belicismo

s. m. POLÍTICA, SOCIOLOGÍA Actitud del que apoya o participa en una guerra, real o figurada rechaza toda muestra de belicismo.

belicismo

 
m. Tendencia a provocar la guerra o a tomar parte en ella.
Sinónimos

belicismo

sustantivo masculino

belicismo:

belicosidad
Traducciones

belicismo

krigshetsande

belicismo

SMwarmongering, militarism
Ejemplos ?
Si tanto la Diputación del General como el Consejo de Ciento hundían sus raíces en la edad media y las leyes pactadas con los reyes de Aragón, será una institución propia de la modernidad política de Cataluña la que adquirirá un protagonismo relevante en el belicismo catalán de los siglos XVII y XVIII: el Brazo militar de Cataluña.
Lee Masters participó en el movimiento literario "Renacimiento de Chicago", combatió el belicismo imperial de Norteamérica -fue un crítico implacable...
En 1931, es elegido Decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Madrid. Fue propuesto para el Premio Nobel de la Paz en 1933 a raíz de sus esfuerzos por evitar el belicismo.
Sin embargo, el respaldo del partido de la estrategia represiva contra el separatismo albanés en Kosovo y las acusaciones de belicismo cuestionaron el compromiso oficial del partido con la igualdad, además de que el liderazgo autoritario de Milošević cuestionó también su carácter democrático.
193 Por supuesto, nada hacía suponer desde el primer momento las costumbres violentas de esos indios, que también se encontraban en América sumidos en guerras y que llevaban a cabo habitualmente prácticas como el canibalismo. De hecho, en 1512 los españoles solamente han podido asentarse en las islas del Caribe debido al belicismo indígena.
Esta actitud le llevó a una disputa con los miembros de Freedom, que publicó una carta de Malatesta demoledoramente crítica hacia el belicismo de Kropotkin, que representaba la opinión mayoritaria del movimiento anarquista.
Tras la guerra de los Treinta Años, la cual había devastado gran parte del sur de la actual Alemania, se formó la Liga de Augsburgo, en 1686, por el emperador Leopoldo I y varios príncipes alemanes (incluyendo a los del Palatinado, Baviera y Brandeburgo) para poner freno al belicismo francés en zonas alemanas.
El tema cómico es un disparate: ya que una paz general es imposible, un ciudadano hará un pacto particular con el enemigo, demostrará la futilidad de los motivos que han conducido a la guerra, se beneficiará en exclusiva de las ventajas reportadas por la paz y en la prosperidad material que disfruta, se burlará del belicismo encarnado por un militar de renombre.
Mediante el uso de la diplomacia, el belicismo y el asesinato de sus familiares, Clotario se convirtió en el rey de toda la Galia para 555.
Defendió con firmeza la intervención para evitar la ocupación alemana de Checoslovaquia, pero el gobierno francés se mantuvo al margen y Tabouis fue acusada de promover el belicismo.
Durante los años siguientes fue consolidando su autoridad diplomática intermediando entre la paciencia de éste y el belicismo del papa Julio II en los años de la Guerra de la Liga de Cambrai, intervino en la liberación de Federico, hijo de la marquesa de Mantua Isabel de Este, que se hallaba como rehén de los venecianos, y sobre todo maniobró para que los Médici pudieran retomar el gobierno de Florencia, que desde 1502 se hallaba en manos de Piero Soderini.
Sin embargo, como señala López Austin en El pasado indígena, el belicismo también estuvo presente en los periodos anteriores, especialmente entre los mayas.