belfo

(redireccionado de belfos)
También se encuentra en: Sinónimos.

belfo, a

(Del lat. bifidus, partido en dos.)
adj./ s. Que tiene el labio inferior más grueso que el superior.

belfo, -fa

 
adj.-s. Díc. de la persona que tiene el labio inferior más grueso que el superior.
m. zool. Cualquiera de los dos labios del caballo y otros animales.
Sinónimos

belfo

sustantivo masculino
Traducciones

belfo

babine

belfo

beiço

belfo

ADJ & SM = befo
Ejemplos ?
De vez en cuando ponía los belfos en contacto con la arena y resoplaba con fuerza, levantando nubes de polvo blanquecino a través de las capas inferiores del aire que sobre aquel suelo de fuego parecían estar en ebullición.
Hemos disputado con la inerme compañera, que llora para que ya no beba el marido y para que trabaje y gane los centavos para los pequeños, que para ellos Dios verá… Y luego, con las entrañas resecas y ávidas de alcohol, dimos cada madrugada el salto brutal a la calle, cerrando la puerta sobre los belfos mismos de la prole gemebunda.
La cabeza del animal, un jaguar sin duda alguna, es una espléndida escultura, finamente tallada y muy bien conservada. Tiene entreabiertas las fauces; los belfos bien delineados, molares romos y grandes y agudos colmillos.
Vueltos a su primitiva condición de fieras, aullaban, regañaban los belfos, ladraban con la furia de animales de presa, de alanos que saltan a la oreja del puerco montés.
Los pasos eran de un caballo que se acercó con una confianza un poco aburrida y hundió los belfos en la corriente; sus dientes parecían agrandados a través de un vidrio que se moviera, y cuando levantó la cabeza el agua chorreaba por los pelos de sus belfos sin perder ninguna dignidad.
Comprendo que se borren otros detalles fisonómicos e indumentarios de varón tan insigne, por ejemplo: los ojillos pequeños como cabezas de alfiler de a ochavo, emboscados tras la broza desigual de las cejas; los labios belfos, haciendo pabellón a la monástica papada; el cráneo puntiagudo, con erizada aureola de canas amarillas; las orejas de ala de murciélago, despegadas, vigilantes, sirviendo de pantalla a las mejillas coloradotas; las manos hoyosas y carnudas, de abadesa vieja...
En aquella bruma hedionda los semblantes afirmaban gestos canallescos, se veían jetas como alargadas por la violencia de una estrangulación, las mandíbulas caídas y los labios aflojados en forma de embudo; negros de ojos de porcelana y brillantes dentaduras entre la almorrana de sus belfos, que le tocaban el trasero a los menores haciendo rechinar los dientes; rateros y «batidores» con perfil de tigre, la frente hundida y la pupila tiesa.
Tenía la nariz chata, los labios belfos, y además era enormemente cabelludo, de una lana rizada y tupida entre cuyos aros desaparecían las orejas.
Es un grupo de ciegos y tullidos que, tras la oración, lanzan la blasfemia estrambótica por sus belfos violáceos y torcidos con un girar inútil de su turbia esclerótica.
en cada azar, olfateando bosques vírgenes para que en ellos entre animales rapaces de colorido pelaje corrieses pecadoramente sano, bello y colorido, con ávidos belfos, bienaventuradamente burlón, bienaventuradamente infernal, bienaventuradamente sediento de sangre corrieses robando, deslizándote furtivamente, mintiendo ...
Es viejo. Mataduras y esparavanes hacen congreso en él. Recogidos los belfos, enseña la ocre dentadura. Dijérase que río. ¿De quién?
Escila llegó y hasta el vientre en su mitad había descendido, cuando desfigurarse sus ingles merced a monstruos que ladraban 60 contempló y, al principio, creyendo que no aquellas de su cuerpo eran partes, rehúye y espanta y teme las bocas protervas de los perros, pero a los que huye consigo arrastra a una, y el cuerpo buscando de sus muslos, y piernas, y pies, cerbéreos belfos en vez de las partes aquellas encuentra: 65 y se yergue por la rabia de los perros, y esas espaldas de las fieras, sometidas a sus ingles truncas y a su útero perviviente, contiene.