beldad


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con beldad: calandria

beldad

1. s. f. Circunstancia de ser bella o hermosa una persona, en especial una mujer. belleza, hermosura
2. Mujer que llama la atención por su belleza o hermosura realmente es una beldad. belleza

beldad

 
f. Belleza o hermosura.
Mujer notable por su belleza.
Sinónimos

beldad

sustantivo femenino
belleza, hermosura. fealdad.
Beldad se usa muy poco con significación abstracta, y por lo común es sinónimo de mujer bella.
Traducciones

beldad

beauty

beldad

beltà

beldad

SF (liter)
1. (= cualidad) → beauty
2. (= persona) → beauty, belle
Ejemplos ?
Cuando Casilda llegó a la adolescencia y miró que su belleza era notable, comenzó a exagerar en su limpieza personal, pues de niña era muy descuidada en su aspecto físico, y se fue convirtiendo en una joven presuntuosa, sobre todo, cuando descubrió que los chicos le hablaban con linduras: que si descendía de la realeza, que si era de sangre noble, que tanta beldad los tenía alelados.
Tú elevas de entre las flores perfumadas auras suaves, tú das trinos a las aves que despiertan con tu albor: tú traes, de las sueltas ráfagas en las alas invisibles, los ruidos incomprensibles del eco murmurador. Tú traes en tu luz templada que los álamos platea, la palidez que hermosea la beldad de la mujer.
No era probable que escapara a ello una beldad mimada, halagada y querida como la princesa Vávara, pero lo cierto es que el príncipe, su padre, nada sabía de tales calumnias, y para él era suficiente pensar que su hija -la heredera de una docena de propiedades y cien mil siervos- era inmaculada par nécessité, si no por elección.
¡No puedo...!) Y cerró con fuerza los párpados, como si hubiera deseado no abrirlos más. —¿Le sucede algo? —preguntó curioso el chofer que desde el ascenso de aquella famosa beldad iba boquiabierto y... —No...
No sabe usted cuánto anhelaba esta entrevista que me congratula hacerle porque una beldad artística como lo es usted…- Ella, sin tanto preámbulo y al grano, con una voz melodiosa, a la florentina, me contestó gentil, sin olvidar su compostura: -Sé bienvenida a mi sala, representante de los simpáticos mexicanos.
que ya por Toledo Las roncas trompas resuenan Y se oye son de caballos, Y vivas, que la presencia Anuncian del rey Egica, Cuya venganza no alteran Ni la beldad de la víctima, Ni la crueldad de la pena.
Ella en sus pensamientos embebida De su propio aislamiento se olvidaba, Y aura estremeciéndole atrevida Los ligeros adornos, Conque cubierta su beldad llevaba Sus puros y bellísimos contornos Descubria á traicion cuando pasaba.
Pues, aunque áspero de genio e indolente, el tal don Juan era mozo muy galán y de ventajado ingenio. Cada noche andaba en vela por una nueva beldad, y daba gozo en verdad verle tocar la vihuela.
Sí, por otro amor me deja encerrada en esta oculta mansión, mientras él va ciego tras de quien su amor rehúsa, tras esa beldad vendida, que abre a la codicia pública sus gracias para que vaya a hozar en ellas la chusma, y cuyos torpes aplausos la envilecen y la ensucian, pues la apellidan a un tiempo celestial y prostituta.
Mas tú, infeliz, no lo sabes, y en él esperas por eso, cuando él, por un solo beso, de cualquier nueva beldad, te viera expirar de angustia sin que le hubiera ocurrido darte un adiós, ni aun fingido, al pie de la eternidad.
A cuyo imperio süave, a cuya fuerza apacible no hay libertad que se exente, no hay exención que se libre. A tu beldad las beldades desconocidas se rinden, desde las que el Tetis beben, hasta las que el Ganges viven.
Ante la cuadriga que crina de orgullos de olimpo su llama, voz de augurio animador clama: ¡Hay en la tierra una Argentina! Diré la beldad y la gracia de la mujer.