bebe


Búsquedas relacionadas con bebe: Zara

bebe, a

s. Argent., Perú, Urug. Niño pequeño.
Traducciones

bebe

bebè

bebe

/a SM/F (Cono Sur) → baby

bebé

m. baby, infant.
Ejemplos ?
El de las monjas trinitarias no era menos original. Decía así: San Bernardo no come escabeche, ni bebe Campeche, porque es amigo de la leche.
Mientras yo contigo esté, Paréceme, por mi fe, Que no va el mundo tan malo. Bebe, y levanta esos ojos A la luz de la bujía, Volvamos a nuestra orgía, Y...
Iré al comedor, y me encontraré allí con una estatua vestida de luto, que ni habla, ni ríe, ni llora, ni come, ni bebe, ni sabe nada de lo que su madre me contó aquella noche; nada de lo que va a suceder, si Dios no lo remedia...
Desde hoy no dejaré que el gato se zampe la nata; me la reservo para mí. Uno bebe menos que dos, y esto es siempre un ahorro, un ahorro que voy a introducir, aparte que respetaré a la señora.
Comprendía la tragedia interior de la desventurada ave, que, a diferencia de las demás de su especie, sabía, sabía de la ceba, del agudo cuchillo, e iba a saber del impío rellenamiento, del horno ardiente, del nuevo despedazamiento en una mesa donde se ríe y se bebe champán, masticando la pechuga blanca del ave mísera.
-Para nosotros es un hallazgo, replicó Eryximacos, y al decir nosotros me refiero a Aristodemos, Phaidros y a mí, que opinéis así los buenos bebedores porque nosotros a vuestro lado somos malos bebedores. Exceptúo a Sócrates que bebe como se quiere y poco le importa el partido que se tome.
Me imaginaba que para todo el mundo era muy claro que el hombre crece porque come y bebe, porque por los alimentos las carnes se añaden a las carnes, los huesos a los huesos y todas las otras partes a sus partes similares; lo que al principio no era más que un pequeño volumen se aumenta y crece, y de esta manera un hombre pequeño se hace grande; he aquí lo que yo pensaba.
De amor loco está don Juan, y entre el son de las botellas crujen los besos perdidos y los requiebros penetran. De amor loco está don Juan, prendada de él está ella, don Gonzalo bebe y toma la callada por respuesta.
Pero entre una y otra tacha tiene, hablando la verdad, una buena habilidad, que es grandísima borracha. Pues en esta historia breve que mi ingenio te describe, si es asombro como vive, es un pasmo como bebe.
-Como sé que estás mal de salud, te traigo una medicina que ha de curarte. Con esto recuperarás el vigor perdido y se irán los dolores de tu cuerpo. ¡Bebe! ¡Bebe!
Ya sabe usté que pa mí la Rosario es la Consagrá, porque la conozco desde que estaba en peligro de desangrarse por la tripa, y porque es más güena pa mí que el azufre pa el moquillo, y porque es una esgraciaíta que está pasando un día sí y otro no por la ruea de las navajas y buche de agua que se bebe a la vera del Carabina es una puñalá que le meten, y ea beso que le da, un vomitivo que toma.
Brindaron ambos a un tiempo, y las amistades hechas, más estrepitosa y franca a ser empezó la fiesta. Bebe don Juan sin cuidado, que el vino jamás le altera; bebe don Gonzalo poco, mas se turba su cabeza, y su mano hondos secretos sin rebozo manifiesta, que el daño de los licores por la alegría comienza.