batirse


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con batirse: escinde
Traducciones
Ejemplos ?
Angustias le miró muy contenta, y dijo con noble fogosidad: -No estoy arrepentida de aquella acción; pues si mucho le admiré a usted al verlo batirse la tarde del 26 de marzo, más lo he admirado luego al oírlo cantar, en medio de sus dolores, la jota aragonesa, para distraer y alegrar a mi pabre madre.
No obstante, ambos deseaban batirse, y batirse antes que rayase el alba, pues al amanecer debían partir las huestes reales, y Alonso con ellas.
STAUFFACHER.––(Arrojándose en sus brazos.) Quien oprime un corazón como el tuyo contra su pecho, puede batirse gozoso por su hogar y sus ganados, y no teme las armas de rey alguno.
Los ascensores de municiones de 14 centímetros faltaron desde el principio, pero no faltaron municiones en la batería, mientras que pudo batirse, por los repuestos que, a prevención, se habían puesto en todos los buques.
Se levantaba el telón. Ya empezaba Remigio a batirse, a comprometerse; él, un padre con cuatro hijos. -¡Chis!, ¡chitón!, ¡silencio!, ¡esas toses!
¡Abajo la moral en el teatro!». «En último caso, él, Remigio, estaba dispuesto a batirse por sus creencias artísticas». Volvía a la butaca.
-balbució el zapatero sin comprender, con voz mojada en lágrimas. -Sí... Que tiene usted que batirse. -¿Batirnos? -contestó el padre-.
Difícil será, aunque tenga muchos deseos de batirse, que triunfando del valor y de las manos invictas de aquéllos, llegue a incendiar los bajeles; a no ser que el mismo Cronión arroje una tea encendida en las veleras naves.
El primo, todo confuso, caía de rodillas, pedía perdón, besaba el suelo, besaba los pies de su enemigo y le juraba que podía llevarse a su amante y que por su parte no tenía ganas de batirse por una mujer.
Para hacer la guerra se requieren hombres que posean los conocimientos técnicos y geográficos del caso y sobre todo, masas prontas a batirse.
Una vez lanzado el reto y trabada la lid, los lapezeños empezaron a batirse en retirada, a la usanza mora, con el fin de internar a los enemigos en las fragosidades de la sierra.
Tweedledum y Tweedledee Decidieron batirse en duelo; Pues Tweedledum dijo que Tweedledee Le había estropeado Su bonito sonajero nuevo.