batiente


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con batiente: septicemia

batiente

1. adj. Que bate.
2. s. m. CONSTRUCCIÓN Zona de contacto entre las hojas de una puerta o ventana y el marco a través de los batientes se colaban los rayos de las primeras luces del día.
3. CONSTRUCCIÓN Hoja de una puerta o ventana los batientes golpeaban contra el quicio.
4. CONSTRUCCIÓN Madero que protege el parapeto de una fortificación de las ruedas de la cureña.
5. MÚSICA Listón de madera forrado de paño en el cual baten los martillos de un piano.
6. NÁUTICA Canto vertical que, junto a otro del mismo nombre, está en las portas de las baterías en un barco.
7. GEOGRAFÍA Lugar donde bate el mar.

batiente

 
adj. Que bate.
m. Parte del cerco o cuadro en que baten las puertas o ventanas al cerrarse.
Hoja de puerta.
Lugar de una costa o dique cuyo pie es batido por las olas.

batiente

(ba'tjente)
sustantivo masculino
1. construcción zona de contacto entre las hojas de una ventana o una puerta y el marco batiente de madera
2. construcción hoja de una puerta o ventana ventana de dos batientes
3. geografía lugar de una costa donde golpean las olas del mar caminar a lo largo del batiente
Sinónimos

batiente

sustantivo masculino
hoja (de puertas, ventanas, etc.).

batiente:

marcoventana, puerta, cerco, persiana,
Traducciones

batiente

Dämpfer

batiente

abattant

batiente

A. ADJ
V mandíbula
B. SM
1. (= marco de puerta) → jamb; (= marco de ventana) → frame, case; (= hoja de puerta) → leaf, panel
2. (Náut) → open coastline
3. (Mús) → damper
Ejemplos ?
El público gozó mucho, porque se rió de Candonga toda la noche a mandíbula batiente; y cuando tocaban a cantar, el pobre tenor de capilla parecía un ángel bastante entendido en el arte.
A los costados del pavimento se yerguen ancianas casas de adobe o bareque de una planta, con techos bajos que se sostienen en las vigas del amplio corredor frontal. Puertas de doble batiente dan acceso a la tradición y al calor familiar.
Estás entre los elegidos. (Pierrot se desmandibuló de risa, a quijada batiente, ni más ni menos que una calavera). Dejé de mirar este personaje, repugnante y sin sentido común, para asistir a la vida de los demás.
Sólo entonces Diófano, como si despertara de un profundo sueño, vio el perjuicio que le acarreaba su imprudencia, en particular cuando vio que todoa los que le rodeábamos estábamos riendo a mandíbula batiente.
Sobre la roja España blanca y roja, blanca y fosforescente, una historia de polvo se deshoja, irrumpe un sol unánime, batiente. Es un pleno de abriles, una primaveral caballería, que inunda de galopes los perfiles de España: es el ejército del sol, de la alegría.
La guarnición saldrá de la Plaza por la Puerta del Obispo con los honores de la guerra, sus armas y bagajes, tambor batiente, mecha encendida, precedida de dos piezas de artillería, depondrá sus armas en el punto que señale el Señor Comandante General del Sitio; los oficiales conservarán sus armas, bagajes y sus caballos.
Tomó, en fin, la apostura de un jefe de partido, de un hombre que se disponía a marchar, a tambor batiente, contra los enemigos de Francia, contra los Borbones en fin.
Sentadas en el alto batiente de la primera, cosen las dos mujeres; la segunda está entreabierta, porque acaba de entrar por ella a arreglar el ganado el bueno del tío Nardo, jefe de la familia, o esposo y padre, respectivamente, de los personajes de nuestro diálogo.
Pasquines y proclamas empezaron a poner en ebullición a los indios, y alarmándose el subdelegado don Manuel Fernández Llaguno y el alcalde don Pedro Luperdi, mandaron promulgar a usanza de guerra, con banderas desplegadas y tambor batiente, bando para armar y regimentar a los blancos, o sea españoles americanos.
Por lo visto, debe ser de papeles, pues a juzgar por lo que se toca con el cuchillo, este animal trae un protocolo en el buche. Los circunstantes rieron a mandíbula batiente mi observación.
Y se encaminaron directamente a la iglesia, seguidos por Knud y Juana, cogidos asimismo de la mano; y la iglesia aparecía como antes, con sus paredes rojas cubiertas de espléndida yedra, y la gran puerta de doble batiente abierta; resonaba el órgano, mientras los hombres y mujeres avanzaban por la nave: «¡Primero los señores!», decían; y los novios de alajú dejaron paso a Knud y Juana, los cuales fueron a arrodillarse ante el altar; ella inclinó la cabeza contra el rostro de él, y lágrimas glaciales manaron de sus ojos; era el hielo que rodeaba su corazón, fundido por su gran amor; las lágrimas rodaban por las mejillas ardorosas del muchacho...
Vase con los Soldados a tambor batiente.) Mutación Intermedio Música (Nª 10 A) Coro de segadores Telón de campo; las eras en estío.