batalla de Ayacucho

Búsquedas relacionadas con batalla de Ayacucho: batalla de Pichincha, batalla de Carabobo

Ayacucho, batalla de

 
hist. Batalla librada en Ayacucho (Perú) en la que las fuerzas independistas americanas derrotaron a las españolas el 9 de diciembre de 1824. Determinó la independencia del Perú.
Ejemplos ?
Esto se verá claramente de 1821 en adelante; de 1821 a 1823 la división se hace tan profunda que Bolívar puede triunfar en el Perú, cuando el triunfo parecía imposible; la batalla de Ayacucho se ganó más que nada debido a esas divisiones.
En la batalla de Ayacucho, herido don Ramón en un bra- zo fué conducido en camilla al hospital de sangre, donde se le colocó en un salón destinado para jefes, así vencedores como vencidos.
Entre los españoles del ejército realista, que sucumbió /en la batalla de Ayacucho, eran muy repetidas, y alcanzaron auto- ridad de refrán, estas palabras:— ¿.Fraiíc y coronel í TAhreme Dios de él.
Comentando estas frases del autor de Los Miserables, dice un ilustrado argentino: «De la batalla de Ayacucho puede decirse lo mismo.
Y sacando Sucre del bolsillo su librito de memorias, arrancó una página y escribió sobre ella con lápiz: Tal fue el santo, seña y contraseña del ejército patriota al romperse los fuegos en el campo de Ayacucho. = La batalla de Ayacucho tuvo, al iniciarse, todos los caracteres de un caballeresco torneo.
Proclamamos, por ello, que la batalla de Ayacucho constituye el símbolo de la unidad de los pueblos latinoamericanos en su lucha por la liberación y que la celebración de su sesquicentenario es motivo propicio para destacar que la unión de América Latina demanda el permanente y continuado esfuerzo para la realización plena de los ideales de libertad, justicia, soberanía, igualdad y solidaridad.
Reunidos en la ciudad de Lima a invitación del Primer Mandatario del Perú, señor General de División Juan Velasco Alvarado, para conmemorar el Sesquicentenario de la batalla de Ayacucho, los Jefes de Estado y de Gobierno de Bolivia, Panamá, Perú y Venezuela y los representantes de los Jefes de Estado de Argentina, Colombia, Chile y Ecuador, reconocemos la alta significación histórica de ese hecho de armas definitivo en la gesta emancipadora de América, con el cual concluyó una etapa fundamental en el proceso de forjar la libertad de nuestros pueblos.
La lección de moralidad estaba dada, y poco significaba ya la subsistencia del primer artículo. Vargas borró la mancha de Huaraz con el denuedo que desplegó en Matará y en la batalla de Ayacucho.
El letrado dijo entonces de corrido: «El hecho es un muchacho hecho: el que lo ha hecho niega el hecho: he aquí el hecho». = Con la batalla de Ayacucho quedó afianzada la independencia de Sud-América.
A Aurelio García y García) Después de la batalla de Ayacucho había en el Perú gente que no daba el brazo a torcer, y que todavía abrigaba la esperanza de que el rey Fernando VII mandase de la metrópoli un ejército para someter a la obediencia a sus rebeldes vasallos.
La primitiva saya, que perduró hasta cinco o seis años después de la batalla de Ayacucho, fue, y dicho sea en puridad de verdad, una prenda muy antiestética, especie de funda desde la cintura a los pies, que traía a la mujer como engrilletada, pues apenas podía dar paso mayor de tres pulgadas.
Bien se barrunta que tan luego como llegó el sábado y resucitó Cristo y las campanas repicaron gloria, varió de táctica el galán, y estrechó el cerco de la fortaleza sin andarse con curvas ni paralelas. Como el bravo Córdova en la batalla de Ayacucho, el capitancito se dijo: «¡Adelante!