batalla de Alarcos

Alarcos, batalla de

 
hist. Derrota de Alfonso VIII de Castilla frente al emir de los almohades Abu Yusuf Yáqub al-Mansur (1195) cerca de Ciudad Real. Esta batalla está considerada la última gran victoria musulmana en la Península. La derrota fue aprovechada por los reyes de León, Navarra y Portugal para invadir el reino de Castilla.
Ejemplos ?
a batalla de Alarcos (en árabe: معركة الأرك ma'rakat al-Arak) fue una batalla librada junto al castillo de Alarcos (en árabe: al-Arak الأرك), situado en un cerro a cuyos pies corre el río Guadiana, cerca de Ciudad Real (España), el 19 de julio de 1195, entre las tropas cristianas de Alfonso VIII de Castilla y las almohades de Abū Ya'qūb Yūsuf al-Mansūr (Yusuf II), saldándose con la derrota para las tropas cristianas, la cual desestabilizó por completo al Reino de Castilla y frenó todo intento de reconquista hasta la batalla de Las Navas de Tolosa.
Puede ser el Rodrigo Sánchez fallecido en 1195 en la Batalla de Alarcos, según la Crónica de Castilla, donde figura como yerno de Pedro Rodríguez de Guzmán.
XII, como consecuencia de la derrota del rey leonés Alfonso VIII en la batalla de Alarcos en 1196, las tropas almohades de Yacub ben Yusufr tras intentar recuperar la plaza estratégica, punto de unión del valle del Tajo con los pasos de la sierra de Guadarrama, saquearon Talamanca del Jarama.
Aunque su diplomacia obtuvo una alianza con el rey Alfonso IX de León (que estaba enfurecido con el rey castellano por no haberle esperado antes de la batalla de Alarcos) y la neutralidad de Navarra, ambos pactos temporales.
Es bastante probable que en los años siguientes estas tierras estuvieran despobladas (así ocurrió en Santa Eufemia y en otros pueblos del valle de los Pedroches) y que volvieran al dominio musulman por un período corto de tiempo (casi con toda seguridad desde 1195, tras la batalla de Alarcos).
1180–1233), ricohombre castellano y abuelo materno de la reina Beatriz de Castilla, reina consorte de Portugal por su matrimonio con el rey Alfonso III, fue hijo de Pedro Rodríguez de Guzmán (muerto el 18 de julio de 1195 en la Batalla de Alarcos) señor de la Casa de Guzmán, y de Mahalda.
Sobre esta mezquita se erigió la primitiva capilla de Nuestra Señora de los Mártires y a su alrededor un cementerio donde reposaban los restos de los calatravos muertos tras la batalla de Alarcos.
El rey Alfonso VIII de Castilla que en un rápido avance hasta las playas del sur, desafía a toda la tropa mora en las playas de Algeciras, sin esperar la llegada de los refuerzos que acuden desde el norte ataca inoportunamente perdiendo en la batalla de Alarcos, haciendo que se desestabilizara por completo al Reino de Castilla y frenara todo intento de reconquista.
En el año 1195 y como consecuencia de la batalla de Alarcos, Abu Yaqub Yusuf al-Mansur avanzó por todo el valle del Tajo recorriendo la actual Extremadura y reconquistando para los musulmanes importantes plazas, como las ciudades de Montánchez, Trujillo y Santa Cruz, llegando hasta los "muros de Plasencia", la cual también cayó en sus manos.
Sin embargo, la derrota castellana ante los almohades en la Batalla de Alarcos, en 1195, provocó la retirada de la Orden y la paralización de la reconquista cristiana, que se reanudó en 1212 con la Batalla de las Navas de Tolosa.
En poco más de treinta años, los almohades lograron forjar un poderoso imperio que se extendía desde Santarém en la actual Portugal hasta Trípoli en la actual Libia, incluyendo todo el norte de África y la mitad sur de la península ibérica, y consiguieron parar el avance cristiano cuando derrotaron a las tropas castellanas en 1195 en la batalla de Alarcos.
En los años finales del siglo XII, se produjo la batalla de Alarcos, donde el rey de Castilla Alfonso VIII fue estrepitosamente derrotado por el califa almohade Yusuf II.