basílica

(redireccionado de basílicas)
También se encuentra en: Sinónimos.

basílica

(Del lat. basilica < gr. basilikos, perteneciente al rey, al estado.)
1. s. f. ARQUITECTURA, RELIGIÓN Iglesia importante y notable por sus características artísticas o monumentales y que goza de ciertos privilegios.
2. ARQUITECTURA Palacio o casa real.
3. HISTORIA En la antigua Roma, edificio que servía de lugar de contratación y reunión, y de tribunal.

basílica

 
f. Edificio que servía entre los romanos de tribunal y de lugar de reunión y contratación.

basílica

(ba'silika)
sustantivo femenino
1. construcción construcción romana pública de forma rectangular La basílica era usada como tribunal.
2. iglesia destacada y privilegiada por ser antigua y esplendorosa la basílica de Guadalupe
3. religión cada una de las trece primeras iglesias romanas Basílica de San Pedro

basílica


abreviación
anatomía vena que se encuentra en la cara medial del brazo La vena basílica desemboca en la vena axilar.
Traducciones

basílica

Basilika

basílica

basilique

basílica

basilica

basílica

basiliek

basílica

basílica

basílica

كنيسة المهد

basílica

bazylika

basílica

Базилика

basílica

教堂

basílica

教堂

basílica

Bazilika

basílica

Basilika

basílica

SFbasilica
Ejemplos ?
Con la ayuda del emperador, además de la de Letrán, San Silvestre hizo edificar en Roma varias basílicas, entre ellas la de San Pablo en la vía Ostiense, y la de la Santa Cruz de Jerusalén.
En unos casos las nuevas necesidades administrativas explican la aparición de ciertos edificios que tienen que ver directamente con el poder imperial, como los templos de culto al emperador, por ejemplo, o con la forma de administrarlo, como es el caso de las curias, archivos, basílicas, etc; en otros sitios es simplemente el evergetismo que acompaña a estos procesos el que explica el desarrollo complementario en forma de edificios más o menos secundarios del tipo de los lancienses: termas, mercados, pórticos, etc.
Además de la ya mencionada basílica-iglesia de Santa Engracia, que se encontraba en el mismo lugar que el edificio actual, es posible que hubiese otras dos basílicas iglesias en la ciudad.
Disponen de antepecho o pretil y tornavoz o sombrero superior. Los púlpitos se utilizaron en las primitivas iglesias o basílicas llamándose precisamente ambones.
Pero también se usaban láminas transparentes de alabastro sin perforar e incluso vitrales de color en basílicas suntuosas según se infiere de algunos textos de San Juan Crisóstomo y de Prudencio.
Aunque inicialmente los templos cristianos seguían las pautas constructivas de las basílicas, pronto dieron paso a otras formas, como la planta de cruz latina o la de cruz griega, que se generalizaron sin que por ello desapareciera la forma basilical.
La contemplación del exterior de la iglesia nos muestra una estructura arquitectónica donde el sobrio y desnudo juego de volúmenes a distinta altura manifiesta que nos encontramos ante un templo de planta de cruz latina con una nave central más ancha y elevada que sus dos compañeras, al estilo de las antiguas basílicas, más en crucero.
Desde la paz constantiniana, se construyeron altares de mayores dimensiones que los movibles y adosados, dándoles la forma de mesa rectangular sostenida por una columna central o por cuatro en los extremos y colocándolos en medio del ábside o presbiterio de las basílicas, siempre sobre algún sepulcro de mártir, hasta que en el siglo VII empezó a encerrarse en ellos sólo algunas reliquias de diferentes mártires, como hoy es costumbre.
Empezó a usarse el baldaquino en el siglo IV y continuó usándose en las basílicas que imitan el estilo de las de Roma, y en las bizantinas como la de San Marcos de Venecia.
En uno de los extremos de la nave principal existía una exedra o ábside, donde se instalaba la presidencia, mientras que la entrada se efectuaba por el extremo opuesto a través de un pórtico. A lo largo de la historia, en el Foro Romano se construyeron las siguientes basílicas: Basílica Porcia, construida en 184 a.
Tras vencer a Cupan, fue coronado como rey de Hungría y comenzó el proceso de fundación del Estado húngaro, donde introdujo el cristianismo y fundó incontables iglesias, monasterios, claustros y basílicas a lo largo del territorio (la más relevante fue la basílica de Székesfehérvár, terminada por tiempo antes del fallecimiento del rey.
Destacan las basílicas de San Pedro del Vaticano, San Juan de Letrán, San Lorenzo y San Clemente en Roma, y San Apolinar en Rávena.