barranco

(redireccionado de barrancos)
También se encuentra en: Sinónimos.

barranco

(Voz prerromana.)
1. s. m. GEOGRAFÍA, GEOLOGÍA Despeñadero, corte profundo del terreno el vehículo se despeñó por un barranco. barranquera
2. GEOGRAFÍA, GEOLOGÍA Grieta profunda producida en la tierra por erosión del agua.
3. Dificultad u obstáculo la empresa está sumida en un barranco.

barranco

 
m. Quiebra profunda que hacen en la tierra las corrientes de las aguas.
Precipicio, despeñadero.
fig.Dificultad, embarazo.
geol. Hendidura profunda producida por las aguas en las laderas de materiales sueltos.

barranco

(ba'ranKo)
sustantivo masculino
geología precipicio producido por la erosión barranco profundo
Sinónimos
Traducciones

barranco

ravine, gully

barranco

barranco

barranco

rokle

barranco

kløft

barranco

Schlucht

barranco

rotko

barranco

ravin

barranco

gudura

barranco

峡谷

barranco

계곡

barranco

ravijn

barranco

ravine

barranco

wąwóz

barranco

ущелье

barranco

ravin

barranco

หุบเขาลึก

barranco

koyak

barranco

khe núi

barranco

沟壑

barranco

SM
1. (= hondonada) → gully, ravine
2. (= precipicio) → cliff; [de río] → steep riverbank
3. (= obstáculo) → difficulty, obstacle
Ejemplos ?
Descendieron aprisa la pendiente rápida y pasaron los ríos encantados de los barrancos; los pasaron entre pájaros; son los pájaros llamados Congregados.
“He aquí a los dioses sentados en los barrancos, en las selvas, sentados en los Ek, en los Atziak, en donde están sin que se les hayan dado cajas”, decían.
También mandó enterrar las cosas preciosas que se habían elaborado. Allá por los barrancos serían sepultadas o arrojadas a lo profundo de los ríos.
Después de andar seis días por entero, por riscos escarpados y barrancos, donde no hay vía, donde no hay sendero, ni llegaron jamás moros o francos; llegué a inhóspito valle inculto y fiero que cueva y monte cierra por los flancos, en cuyo centro allí, sobre un cerrillo, mágicamente bello hay un castillo.
En la tersura celeste atisbo de pronto el escalonamiento de un roquedal. Una luz de oro bañaba el pedrerío a pesar de la noche, y lo azul en la distancia caía en profundos barrancos de lomas doradas.
Luego que le venció fustigándole con sus golpes, cayó aquél de rodillas y gimió la monstruosa tierra, Fulminado el dios, una violenta llamarada surgió de él cuando cayó entre los oscuros e inaccesibles barrancos de la montaña.
Ayer mañana hizo ocho días que caímos mi borrico y yo en poder de unos ladrones. Me maniataron muy bien, y me llevaron por unos barrancos endemoniados hasta dar con una plazoleta donde acampaban los bandidos.
Habiendo descendido así, llegaron al borde de los ríos encantados de barrancos llamados Barranco Cantante Resonante, Barranco Cantante, que pasaron sobre ríos encantados con árboles espinosos; innumerables los árboles espinosos, pasaron sin hacerse daño .
Tajuña y á la falda de un cerro inmediato á una vega formada entre dos barrancos y llamada la vega de Tajuña, con buenas vista y saludable, pues solo se padecen algunas tercianas: tiene 40 de buena construcción, entre las que se halla la de ayunt., con cárcel en la misma; de un solo piso las mas, y de 12 aá 15 varas de altura: entre ellas hay 3 mas regulares, y son: la del marqués de Torrejón, mal cuidada; la de los Medranos de Guadalajara; y la de las Bedoyas de Brihuega, perfectamente reparadas: escuela de primera educacion desempeñada por el sacristan, que percibe 9 fa.
Gran parte de la monstruosa tierra ardía con terrible humareda y se fundía igual que el estaño cuando por arte de los hombres se calienta en el bien horadado crisol o el hierro que es mucho más resistente, cuando se le somete al calor del fuego en los barrancos de las montañas, se funde en el suelo divino por obra de Hefesto; así entonces se fundía la tierra con la llama del ardiente fuego.
Cuando llegaron a Lugar de la Abundancia-Barranco-Siete Grutas-Siete-Barrancos, dícese en el relato de antaño, habían andado mucho para llegar a Lugar de la Abundancia.
, cuando acudía, primero que los otros perros, a la parte que me señalaban que estaba el lobo: corría los valles, escudriñaba los montes, desentrañaba las selvas, saltaba barrancos, cruzaba caminos, y a la mañana volvía al hato, sin haber hallado lobo ni rastro dél, anhelando, cansado, hecho pedazos y los pies abiertos de los garranchos; y hallaba en el hato, o ya una oveja muerta, o un carnero degollado y medio comido del lobo.