barquilla


También se encuentra en: Sinónimos.

barquilla

s. f. AERONÁUTICA Parte de un globo o aeróstato con forma de cesto o plataforma oblonga, en la que van la tripulación, el lastre y los aparejos.

barquilla

 
f. Molde, a manera de barca, para hacer pasteles.
Cesto pendiente del aeróstato en que van sus tripulantes.
mar. Instrumento para medir lo que anda la nave.
Sinónimos
Traducciones

barquilla

SF
1. (Aer) [de globo] → basket; [de dirigible] → gondola, car
2. (Náut) → log
3. (LAm) = barquillo
Ejemplos ?
Yo, remolcando en mi barquilla débil la indolente fortuna del poeta, sin envidiar el astro del profeta cantando alegre por la mar iré.
¡Hay en ti tanta paz, tanto sosiego, del otro mundo misteriosa orilla! ¡Y es tan turbado el mar en que navego, y tan frágil y rota mi barquilla!
Y en memorias tan mágicas su mente, y en tan bellos recuerdos abismada, no veía una barquilla que lanzada surca hacia ellos la mar rápidamente.
Para los altos mares no llevas, cautelosa, ni velas de mentiras, ni remos de lisonjas. ¿Quién te engañó, barquilla? Vuelve, vuelve la proa: que presumir de nave fortunas ocasiona.
Dice, pues, que llegando del Leteo a la terrible orilla, vio al anciano Carón, pálido y feo, sentado en su barquilla, procurando con mano intermitente dar a su seco miembro un emoliente.
¡Cuánto con voces, cuánto no te llamé con alarido y llanto, al verte de repente en la barquilla que tornaba a la orilla, el lloroso semblante cubriendo, oh madre, con tu blanco lienzo!
Y pasan las horas mías Como turbias ondas frías Que sus revoltosos días Sañudo invierno formó; Como barquilla que mece Ruda tormenta que crece, Cual se agosta y desparece Flor que en la nieve brotó.
Y los de alrededor de Tiro y de Sidón, grande multitud, oyendo cuán grandes cosas hacía, vinieron á él. 9 Y dijo á sus discípulos que le estuviese siempre apercibida la barquilla, por causa del gentío, para que no le oprimiesen.
Aspirar el perfume de los naranjos y limoneros; escuchar ese murmurio vago y acariciador del mar; ver esas islas confundiéndose en el diáfano horizonte, que pasa del azul más puro al sonrosado más espléndido; perderse en los bosques perfumados de Sorrento, guiar una góndola de Venecia o una barquilla de Nápoles al través del sereno golfo, esto es bello y encantador siempre; pero lo es más cuando se lleva al lado un corazón que responde al nuestro, un alma a quien transmitimos las impresiones de nuestra alma, y a quien guiamos por el camino sombrío y florido de la poesía y del amor.
El lunes por la mañana baxamos al puerto y no hallamos los navios : vimos las boyas dellos en el agua, a donde conoscimos ser perdidos, y anduvimos por la costa por ver si hallariamos alguna cosa dellos : y como ninguno hallassemos metimonos por los montes, y andando por ellos un quarto de legua de agua hallamos la barquilla de un navio puesta sobre unos arboles : y diez leguas de alli por la costa se hallaron dos personas de mi navio, y ciertas tapas de caxas, y las personas tan desfiguradas de los golpes de las peñas que no se podian conoscer, hallaronse tambien una capa y una colcha hecha pedaços, y ninguna otra cosa parescio.
Y a su lento movimiento columpiada mi barquilla, apartada de la orilla y arrastrada libremente por el viento y el azar, me llevaba dormitando, escuchando vagamente bajo el bote mansamente, la corriente murmurar.
Pero cuando los bravos guerreros brabanzones se agitaron en la escena, viendo a lo lejos el misterioso cisne y su barquilla, y se fue armando en la imperial corte una batahola de dos mil demonios, el público, por acción refleja, se movió ruidosamente, arrellanándose en el asiento, tosiendo, suspirando, revolviéndose para hacer provisión de silencio.