bardo

(redireccionado de bardos)
También se encuentra en: Sinónimos.

bardo

(Del lat. bardus.)
1. s. m. LITERATURA Poeta, cantor de los antiguos celtas.
2. LITERATURA culto Poeta heroico o lírico de cualquier época o país.

bardo

 
m. Entre los antiguos celtas, rapsoda que cantaba las hazañas de los héroes. Se acompañaba con una especie de lira denominada cruth.
p. ext.Poeta.
Sinónimos

bardo

sustantivo masculino
Traducciones

bardo

barde

bardo

Bard

bardo

bard

bardo

Bard

bardo

巴德

bardo

巴德

bardo

Bard

bardo

Bard

bardo

SMbard
Ejemplos ?
La palabra es un préstamo del protocéltico bardos o gwerh2: "to raise the voice; praise", específicamente, de como se hablaba entre los celtas de Irlanda, entre quienes se consideraban casi sagrados e inviolables, estando exentos de contribuciones y del servicio de las armas.
En 1809 ocupó un escaño en la Cámara de los Lores, escribió la sátira Bardos ingleses y críticos escoceses y emprendió un viaje de dos años por diversos países de Europa, comenzando por España, en donde le cautivó la belleza de las españolas (escribió el poema La chica de Cádiz) y tuvo una entrevista con el General Castaños en plena Guerra de la independencia, viajó también por Portugal, Albania, Malta y Grecia, en donde atravesó el Helesponto a nado, junto con su amigo Hobhouse, y donde escribió las sátiras Hints from Horace y La maldición de Minerva.
Horas ociosas (1807) Bardos ingleses, críticos escoceses (1809) Las peregrinaciones de Childe Harold (1812-18) La novia de Abidos (1813) El Giaour (1813) El corsario (1814) Lara (1814) Melodías hebreas (1815) El sitio de Corintio (poema) (1816) Parisina (1816) El prisionero de Chillon (1816) El sueño (1816) Prometeo (1816) Oscuridad (1816) Manfredo (1817) Las lamentaciones por el Tasso (1817) Beppo (1817) Mazeppa (1818) La profecía de Dante (1819) Marino Faliero (1820) Sardanápalo (1821) Los dos Foscari (1821) Caín (1821) La visión del juicio (1821) Cielo y tierra (1821) Werner (1822) El deformado transformado (1821) La Edad de Bronce (1823) La isla (1823) A mis treinta y seis años (1824) Don Juan (1819–1824), incompleto a causa de su muerte.
Al ser diosas del canto, están naturalmente relacionadas con Apolo, el dios de la lira, quien también instruía a los bardos y era mencionado junto a ellas incluso por Homero.
En la época helenística o clásica también eran catalogados como semidioses los poetas y bardos de este período, que narraban historias sobre la vida de los dioses de la época épica.
Como los poetas y los bardos obtenían su poder de las Musas, y aunque la idea más general es que, como las demás ninfas, eran divinidades virginales, algunos eran con frecuencia llamados sus discípulos o hijos: Lino es llamado hijo de Anfímaro y Urania, o de Apolo y Calíope, o de Terpsícore; Jacinto, hijo de Píero y Clío; Orfeo, de Calíope o Clío; Tamiris, de Erato.
Los bardos, por otro lado, son aquéllos que relataban por medio de cantos las historias que recordaban los hechos de los guerreros tribales famosos así como las genealogías e historias de las familias de los estratos gobernantes entre las sociedades celtas.
Enclavada en un conjunto de islas en medio de una laguna, fue fundada por delincuentes y prostitutas, dirigidos por unos sacerdotes, los Bardos Lunares, que lograron mantener en secreto la existencia de la ciudad durante un siglo y su ubicación durante tres.
Sin embargo, los pueblos celtas mantuvieron a menudo una intrincada historia hablada comprometida con la memoria y transmitida por los bardos.
La corte, antes albergue de bardos de arquiler, mira con ojos asustados a los bardos modernos, que aunque a veces arriendan la lira, no la alquilan ya por siempre, y aun suelen no alquilarla.
Amigo mío, ese camino fue recorrido antes; Tenemos en nuestro siglo ese tipo raro de bardos Que intentan con sus escritos llegar a ser importantes Dedicando sus versos a los poderosos, a las damas, Son cantados en cafés y hacen ruido en los salones; Y los caminos de la vida siendo difíciles y angostos, Ellos tratan caminar con protección de faldas, Dedicando folletos a damas cuyos maridos ellos esperan Que llegando a ser ministros ayudarán su carrera.
¡Ya no había más que sentenciados a una misma muerte, segura, infalible, próxima, que los heriría a todos de un solo golpe, que no dejaría rastro de ellos ni de sus naves, y de que únicamente los bardos tendrían noticia en el mundo!