baraja


También se encuentra en: Sinónimos.

baraja

1. s. f. JUEGOS Conjunto de naipes o cartas que se usan en varios juegos de azar, de habilidad pasaron la tarde buscando las barajas para la timba de la noche.
2. JUEGOS Juego realizado con esas cartas o naipes.
3. Riña entre varias personas. pelea
4. jugar con dos barajas coloquial Actuar con doblez, hipocresía y falsedad le expulsaron del grupo por jugar con dos barajas.

baraja

 
f. Conjunto de naipes que sirve para jugar.
Jugar con dos barajas. loc. fig.Proceder con doblez.

baraja

(ba'ɾaxa)
sustantivo femenino
juegos conjunto de naipes para juegos baraja de póker
Sinónimos

baraja

sustantivo femenino
Traducciones

baraja

kortipakka

baraja

jeu

baraja

baralho

baraja

kaartspel

baraja

سطح السفينة

baraja

палуба

baraja

甲板

baraja

甲板

baraja

paluba

baraja

dæk

baraja

הסיפון

baraja

デッキ

baraja

데크

baraja

däck

baraja

SF
1. (= juego de cartas) → pack of cards (Méx) → cards
jugar baraja (LAm) → to play cards
jugar a o con dos barajasto play a double game, double deal
romper la barajato break off the engagement, end the conflict
2. barajas (= pelea) → fight sing, set-to sing
BARAJA ESPAÑOLA
The Spanish deck of cards differs from its British and American counterpart, known in Spain as the baraja francesa. The four Spanish suits, oros, copas, espadas and bastos ("golden coins", "goblets", "swords" and "clubs") each contain 9 numbered cards, although for certain games only 7 are used, and 3 picture cards: sota, caballo and rey (jack, queen, king).
Ejemplos ?
Yo tengo que seguir arreglando el baúl de papeles de mi difunto padre... ¿Por qué no pide usted una baraja a Rosa y hace solitarios?
EL PRIMERO: Ya…, pero… EL SEGUNDO: Pero ya entiendo; hay de vagos una cáfila que diz que me conocieron y me amaron en mi infancia, que anduvieron a mi escuela o cosa que se lo valga, que quisieran que yo hiciese de mi estudio una posada; que anduvieran largamente la botella y la baraja, que hubiera mozas acaso nada esquivas, que hubiera armas con que armar ruido y pendencias y desorden… ¡Noramala!
Toda una baraja de próceres —baraja compuesta, a diferencia de la del jugador, de naipes, todos, de la misma alta valía— me atemoriza y preocupa, con sus doce gloriosas sombras que son ya carne de historia, pasto de la misma historia, desde el respaldo de la silla que vuestra magnanimidad —y también, en cierto modo, vuestra crueldad— me ha destinado.
Y no digan que soy como aquel picaro santero que pedia limosna para una estampa de Jesús Nazareno, y que después de hacer buena colecta de reales entre los devotos, sacaba mía baraja y le decía al buen Jesús: — En la cara te conozco que tú quieres que echemos una partidita de treintaiuna, ¿A cómo va á ser el juego?
¡La mesa de examen es una mesa de juego, y no se comprende por qué no hay código contra ella, ya que lo hay contra la ruleta y contra la baraja!
Por este procedimiento le nació la afición a aquella ciencia numeral y todos los días, después de comer y de cenar, pasaba un rato agradable con los dados y la baraja, llegando a adquirir tal dominio de la teoría y de la práctica, que Tunstal, el inglés que de esto tan ampliamente había escrito, confesó que se sentía niño de pecho comparado con él, en estas cosas.
Si vuesa merced tiene baraja, como es de suponer, mirando al rey de espadas podrá formar una idea aproximada, y por ende verá que es bonito; y que si bastan, como es de creer, para costearle los sesenta mil reales del procerazgo, ha de ser curioso el ver a esos señores vestidos y hablando, todo a un tiempo.
Este escribía cons- tantemente á dofla Manuelita solicitando una reconciliación, por supuesto sobre la base de lo pasado, pasado, cuenta nueva y baraja ídem.
Van siete por el mismo camino. El que tenía la baraja advirtió adusto: —Hagan el favor de no cantar juego. Así no se puede seguir.
¿Por dónde entrastes? SANTARÉN Por una mina, que en el sótano baraja mil amorosas pandillas. DOÑA BERNARDA ¡Hay perdición semejante!
En el testero, como a una vara de altura, se levantaba un tabladillo, y sobre él un Nacimiento, el Belén clásico español, con su musgo en las praderías, sus pedazos de vidrio y de hojalata imitando lagos y riachuelos, sus selvas de rama de romero, sus torres puntiagudas de cartón, sus pastorcicos de barro, sus dromedarios amarillos y sus Magos con manto de bermellón, muy parecidos a reyes de baraja.
Entré con sombría resolución, sin pronunciar palabra, y el fraile me siguió alzando la luz para esclarecer el corredor: Allá dentro sentíanse apagados runrunes de voces y dineros: Reunidos en la sala jugaban algunos hombres, con los sombreros puestos y las capas terciadas desprendiéndose de los hombros: Por sus barbas rasuradas mostraban bien claramente pertenecer a la clerecía: La baraja teníala un mozo aguileño y cetrino, que cabalmente a tiempo de entrar yo, echaba sobre la mesa los naipes para un albur: —Hagan juego.