baqueano


También se encuentra en: Sinónimos.

baqueano, -na

(bake'ano, - na)
abreviación
1. que es avezado y diestro en cierta materia Es un baqueano para encontrar salidas seguras.
2. persona que es conocedora de rutas y sendas inhóspitas Los turistas perdidos fueron encontrados por un joven baqueano.

baqueano


sustantivo masculino
lugareño que guía a otros por senderos inhóspitos Cabalgaron hasta las ruinas guiados por un baqueano.
Sinónimos

baqueano

, baqueana
Traducciones

baqueano

/a ADJ & SM/F = baquiano
Ejemplos ?
Estos bucaneros fueron guiados por un español llamado Villalpando, quien le sirvió de baqueano por una trocha que lo conduciría hasta la propia ciudad de León, siguiendo la pica del Pavero, llegando a la capital donde cometieron muchos desmanes, aprovechando que el Gobernador Don Diego de Osorio no se encontraba allí.
El 11 de enero de 1834 se entregó ante el capitán Seymour el primer insurgente: el gaucho José María Luna; a cambio de conservar su vida, sería el baqueano de los británicos en la captura de sus compañeros.
Pronto volvió del Estero, diciendo: -Todos se han ido... Y se han llevado los caballos, y los bagajes... -¿Y el baqueano? -interrogó Otaduy.
El "Reglamento de las Compañías de Cavallería Provincial de las Fronteras de Buenos Aires, y de las raciones con que debe asistirse a las Milicias y Presidiarios" del 28 de junio de 1779 especificaba los sueldos correspondientes: el capitán 50 pesos mensuales, el alférez 25, el capellán 20, los sargentos 14, los cabos 11, el tambor 10, el baqueano 12 y los soldados sólo 10.
-Ni que decir tiene... El baqueano se fue con los otros. Próspero intervino, con emocionada curiosidad: -De modo que nos han traicionado.
Contaban los indios con que, después de la defección del baqueano y de los otros servidores de los viajeros, carecerían estos de comida.
Se trata de un complot que nos ha acompañado desde que salimos de Resistencia. ¡Ya le decía yo al señor agente consular que el baqueano Buraic era un traidor desde que naciera...!
Por delante y a los lados caminan, a veces al tranco, a veces al trotecito, según la firmeza del piso, diez o doce caballos de baja estatura, al parecer de poca fuerza; uno en las varas, conservará el equilibrio del monumento; otro, en las cadenas, de guía, de baqueano, de piloto, inteligente, vivo, fuerte, evitará los pozos y las vizcacheras; enderezará, viboreando, en los pasos difíciles, por el lugar angosto donde no hay encajadura; es el alma del atalaje.
Porque saltan los jaguaretés y andan las coralillas (víboras rojas, de mordedura mortal)... Dialogaron Otaduy y el baqueano y aquel concluyó: -Niños.
Los nueve individuos eran: don Manuel Oribe, don Manuel Freire, don Manuel Lavalleja, don Atanasio Sierra, don Juan Spikerman, don Carmelo Colman, Sargento Areguati, don José Leguizamón (a) Palomo y baqueano Manuel Cheveste.
Cheveste, como sabéis, era el baqueano de la legión heroica, el gaucho instintivo que lee su rumbo en el viento que pasa, en la hierba, en las estrellas, y, sobre todo, dentro de sí mismo: oye el rumbo en la circulación de su sangre.
Como a las diez de la noche, se me presentó el baqueano Antonio Martínez, que me servía a la mano, proponiéndome ir con unos diez hombres a sorprender a la guardia.