bananal

Traducciones

bananal

SM (LAm) bananera SF (LAm) → banana plantation
Ejemplos ?
l Parque Nacional de Araguaia fue creado durante la administración del presidente Juscelino Kubitschek de Oliveira, de 31 de diciembre de 1959 en el norte de Goiás, hoy Tocantins. Inicialmente, el Parque Nacional Araguaia ocupó toda el área de la isla del Bananal, cerca de 2 millones de hectáreas.
El 17 de diciembre de 1959 - el Estado de Derecho 2370 Goiás autoriza la donación de la isla de Bananal a la Unión, con el fin de crear el Parque Nacional Araguaia.
El 1 de marzo de 1973 - El presidente Emílio Garrastazu Médici promulgó el Decreto 71 879, lo que reduce el área del Parque Nacional Araguaia por alrededor de un tercio de la superficie original en el extremo norte de la isla de Bananal.
Por la tensión en la estructura, la construcción psicológica de los personajes, el uso del lenguaje común y la evocación del ambiente monótono y misterioso del bananal, esta novela es considerada un hito en la literatura nacional costarricense.
Se encuentra en el tercio norte de la isla del Bananal, en el suroeste del estado de Tocantins, que abarca los municipios de Pium y Lagoa da Confusão.
El hombre y su machete acababan de limpiar la quinta calle del bananal. Faltábanles aún dos calles; pero como en éstas abundaban las chircas y malvas silvestres, la tarea que tenían por delante era muy poca cosa.
Pero en aquel tiempo Candiyú era otra cosa. Tenía entonces por oficio honorable el cuidado de un bananal ajeno, y—poco menos lícito—el de pescar vigas.
Atravesaron la blancura del pasto helado en que sus pasos no sonaban, y bordeando el rojizo bananal, quemado por la escarcha, vieron entonces de cerca qué eran aquellas plantas nuevas.
En el bananal enterró a su perro, apisonó la tierra encima, y regresó profundamente disgustado, llevando de la mano a sus dos chicos, que lloraban despacio para que su padre no los sintiera.
Desde el poste descascarado que toca casi con las botas, hasta el cerco vivo de monte que separa el bananal del camino, hay quince metros largos.
Y ambos, pesando la cabeza sobre el hilo superior, contemplaron atentamente. Desde allí se veía un alto pastizal de viejo rozado, blanco por la helada; un bananal y una plantación nueva.
y piensa: Es una pesadilla; ¡esto es! ¿Qué ha cambiado? Nada. Y mira: ¿No es acaso ese bananal? ¿No viene todas las mañanas a limpiarlo? ¿Quién lo conoce como él?