Ejemplos ?
La ballista o balista es una antigua arma de asedio de aspecto y mecanismo similares a los de una ballesta, pero de un tamaño mucho mayor.
Con el bachillerato de sus fundadores y su éxodo a la Universidad el vocero se calla, hasta que la generación de: Antonio Ballista, Mario Viñas Betances, Uribe Romero, y Carlos García Mendieta (Carlos Carlita), lo vuelven a editar en 1955.
También estaban las máquinas de flechas, ya fueran de pequeñas dimensiones (llamada primero escorpión y luego manubalista), ya de gran tamaño (llamada oxibeles oxybela y catapulta, después balistas), y el lanzador de piedras (petróbalo o litóbalo en griego, y latín, según las épocas, ballista, onager y scorpio).
Estas unidades, conocidas como ballistarii (de ballista = "catapulta"), aparecen enumeradas en siete ocasiones en la Notitia, estando todas salvo una de ellas en ejércitos comitatus.
El onagro fue la gran invención romana en ese campo. Los diseños medievales incluyen la catapulta, la ballista, el trabuquete y el ariete.
El harpax, al ser tan ligero, permitía lanzar un gancho a distancias largas y éste era lanzado por una ballista como si fuera un dardo.
Pese a que la denominación actual se encuentra firme, la misma sufrió diversas variaciones a lo largo del tiempo y en la diversas culturas, como en el medioevo, en que recibió muchos otros nombres en su mayoría derivados de la palabra ballista.
Transportador Rhino: El transportador de Rhino es una unidad animal fuerte que puede transportar dos unidades de infantería en un ataúd en su espalda. Rhino Ballista: El rinoceronte Ballista es una fuerte unidad varió animal.
Cuando se une al grupo su utilidad se manifiesta como mecánico, y organizando la construcción de defensas en la aldea tales como una ballista, para combatir al gigante mecanizado Nobuseri.
La primera forma de competición se conoció como " Ballista ", en la cual los jugadores anotaban puntos por arrojar rocas a una estructura parecida a un castillo conocida como " Rook ".
Debido a esto la concurrencia de los comicios fue casi exclusiva del electorado “colectivista”, ya que el sector colorado ballista, denunciaba, con más rigor que los propios blancos el manejo de las elecciones.