Ejemplos ?
El semblante del carpintero enrojeció y palideció sucesivamente: aquello que salía de entre la niebla y se mostraba a sus ojos asombrados era una chalupa ballenera.
Además a los cuatro remos que la impulsaban se agregaron otros cuatro, lo que permitió a la ballenera duplicar su velocidad y franquear en media hora escasa el espacio que la separaba de El Pejerrey.
Con sus anteojos de larga vista, los piratas reconocieron desde la costa su carácter y sus fuerzas. Esa misma noche, una tripulación escogida de audaces aventureros se acercó al barco en una ballenera.
4º Tomé plaza en Paita en la fragata “N. A. Ballenera Oregón”, su capitán Teodoro Wimping. Permanecí en este buque pescando ballenas 22 meses ya ha tocado en las Marquesas, Sándwich y la Sociedad.
—En la ribera, prosiguió Echanagusia, vive un italiano que tiene una ballenera que mas de una vez ha salvado la vida de muchos perseguidos: este individuo ha hecho amistad conmigo desde una ocasion que le manejé un negocio de interes, el cual tuve la felicidad de arreglarlo de una manera ventajosa; desde entonces me ha hecho muchos ofrecimientos, á si es que, ¿no te parece que la oportunidad nos brinda, y que debo aceptar los servicios que el italiano puede prestarnos, con sus brazos y su bote?
-Compañía Ballenera Santa María, murmuró entre dientes Miguel y, alzando la cabeza, en el confín distante, una nubecilla alargada que parecía flotar a ras del océano recortaba sus contornos imprecisos en el límite del horizonte.
Este conocimiento de la industria ballenera ponía a Miguel en situación de aquilatar la importancia del hallazgo que acababa de hacer, y aunque el ejemplar que tenía delante no era de los mayores que hubiese visto, estaba seguro de que allí había aceite bastante para llenar algunas decenas de barriles, lo que constituía, dado el alto precio del producto, una verdadera fortuna.
La expectación era tan grande que la rebusca no se suspendió, continuándose con la luz del proyector del buque. Al llegar al punto estimado, se mandó a tierra una chalupa ballenera, a cargo de un Teniente.
Los tripulantes de la ballenera engolfados en sus discusiones sobre la pesca y recaptura del cetáceo habían hecho hasta entonces caso omiso de .
Un gran silencio siguió a estas palabras interrumpido luego por un cuchicheo rápido. Los tripulantes de la ballenera celebraban consejo.
La tripulación desembarcó a toda la oficialidad, incluido Armero, y para continuar hasta Manila tuvo que embarcar la oficialidad en una fragata ballenera inglesa.
McNish, Vincent y McCarthy se quedaron en el punto de desembarco de la costa sur, mientras Shackleton, Worsley y Crean anduvieron en 36 horas los 51 km de terreno montañoso que los separaban de la estación ballenera de Stromness, a donde llegaron el 20 de mayo.