baldaquino

(redireccionado de baldaquinos)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con baldaquinos: dosel

baldaquino

 
m. Baldaquín.
Traducciones

baldaquino

Baldachin

baldaquino

canopy

baldaquino

baldaquin

baldaquino

baldakijn
Ejemplos ?
Algunos pueblos levantinos las cobijan bajo templetes o baldaquinos y el Domingo de la rosa, primero del mes de mayo, los mozos y zagalas las adornan con ramos, coronas y guirnaldas perdurando así poéticas tradiciones populares.
Esta técnica se aplicó a los altares, retablos, esculturas y baldaquinos dando una impresión abrumadora de la opulencia al entrar en una iglesia.
Delante de la imagen de la Virgen de los Reyes, donada por Fernando III el Santo a la Catedral de Sevilla, fueron colocadas las efigies de Fernando III y de su primera esposa, la reina Beatriz de Suabia, que aparecían vestidos, sentados en sillones chapados de plata y bajo baldaquinos de plata dorada.
En aquellos años la mayoría de las basílicas más importantes de Roma contaban con baldaquinos permanentes. Se trataba de un concepto que venía manteniéndose desde el habitual dosel de los antiguos catafalcos y en los palios con los que se exaltaba a los papas y a los monarcas de España.
El trabajo comenzó en 1623 y terminó en 1634 y tiene la función de resaltar y enmarcar la presencia del altar papal que de otro modo podría resultar insignificante, desangelado, en la inmensidad del templo. Por otro lado, recupera la tradición paleocristiana de situar los altares sobre las tumbas de los mártires y bajo baldaquinos.
La Villa de La Orotava y la ciudad de San Cristóbal de La Laguna destacan por la monumentalidad de estos "altares de reserva", que " parecen palacios indianos enriquecidos por legendarios tesoros incaicos ". Las parroquias e iglesias de la Villa utilizan sus andas de Corpus, baldaquinos de Vírgenes, decoraciones, orfebrería, etc.
Ya antes del papado de Urbano VIII, que sería quien concluyera la obra de la basílica, se venían utilizando en su interior baldaquinos temporales durante la cuaresma y otras celebraciones eclesiásticas.
En el arte románico la pintura sobre tabla se utilizó principalmente en los frontales y laterales de altares, así como en baldaquinos (Baldaquino de Tost), vigas (Viga de la Pasión), Crucifijos (Majestad de Batlló), o vírgenes (Virgen de Ger).
El pórtico de la basílica servía a la tradicional procesión del día de Corpus Christi, guiada por el Papa a través de las calles vecinas del Borgo y protegida por grandes baldaquinos.
Se podía realizar tanto en el interior de edificios —generalmente templos religiosos— como en la calles de pueblos y ciudades, a través de numerosas tipologías constructivas, como arcos de triunfo, castillos, pórticos, templetes, catafalcos, pabellones, galerías, columnatas, logias, edículos, pirámides, obeliscos, pedestales, baldaquinos, tramoyas, altares, doseles, etc.
En el portal de la Campanilla las únicas figuras que se observan son las cuatro que muestran a los Evangelistas (en la entrada de la nave de los Apóstoles), y un ángel situado en la bóveda del pórtico. No hay ninguna otra figura original, aunque la colocación de los baldaquinos hace creer que existía un plan iconográfico.
El alzado presenta un primer cuerpo con baldaquinos, originario del siglo XII, uno segundo con altas columnas y, por último, un remate con diversos canecillos.