balbuciente


También se encuentra en: Sinónimos.

balbuciente

 
adj. Que balbucea.
Sinónimos

balbuciente

adjetivo
Traducciones

balbuciente

balbo, balbuziente

balbuciente

ADJ [persona, voz] → stammering, stuttering; [niño] → babbling
Ejemplos ?
-¡Pero, señor, si está amaneciendo! -contesté balbuciente y restregándome los ojos. -Eso es: será mejor levantarse al medio día como hacéis en la ciudad...
Hincóse el juez de rodillas Traspasado de pavor, Y con angustia horrorosa Cuantos santos recordó Empezó á llamar á voces En balbuciente oracion.
(142) Y quien sabe lo que pueden La solitaria frescura La ilusion y la ventura De una noche y un jardin; Quien vé el empeño del conde, Y la paz con que ella escucha El si con que le responde Imagínese por fin. Un si pronunciado apenas Fugitivo y balbuciente, Pero espresivo, elocuente, Espontáneo, abrasador.
Y como en aquel momento alzara la vista la Picarona, entablaron, intensos e inmóviles, un ardiente diálogo de amor los ojos de ambos enamorados, que no pudieron darse cuenta de que en aquel momento desembocaba en la calle braceando gallardarnente el famoso Zargatona, el cual detúvose un instante, sorprendido e iracundo, al ver al también famosísimo Ecijano en la reja de la mujer querida, avanzó después decidido hacia ellos, y al llegar casi a su lado, vaciló un instante, dominó en él por fin la prudencia a la ira, y se alejó lentamente murmurando con voz sorda y balbuciente: -No, no tengo yo ganas de volver a jugar al tute en el Peñón de la Gomera.
Y, al acercarse la noche, bajo un cobertizo humilde, en un barrio de miserables, descubrí al fin otro ser salvado de la hecatombe: una mozuela, balbuciente de terror, que casi no podía articular palabra...
Yo no le atendí, guardando completa inmovilidad como antes; y él, con los ojos fijos, y sin menear los párpados, balbuciente dijo: «Matadme, salvad en el hueco de mi tumba mi secreto criminal.» ISABEL .
Con el semblante de azufre y con los ojos de fuego, bramando de ira y de rabia que enfrena mal el respeto, y con balbuciente lengua y con mal borrado ceño, acusa al de Benavente, un desagravio pidiendo.
Subió otra vez a su salvaje nido, tornó a bajar a la vivienda humana, y ya movió la risa los músculos de acero de su cara, y sus dientes de tigre, descubiertos, dieron reflejo de marfil y nácar, y el hosco ceño despejó la frente, y se hizo dulce y mansa la dulzura feroz, brava y sañuda de aquel mirar de sus pupilas de ágata...; cortó un lentisco y horadó su tallo, pulió sus nudos y tocó la gaita, y oyó por vez primera la sierra solitaria música ingenua, balbuciente idioma que al hombre niño le nació en el alma.
Quiere ir a darle socorro..., mas, ¡ay!, en vano lo intenta, en un mármol convertido quédase clavado en tierra, oyendo al rey balbuciente, so la infernal influencia de ahogadora pesadilla, prorrumpir de esta manera: «Doña Leonor...
Y después de varias frases, de mera etiqueta todas, y de discretas razones de cortesana lisonja: «Al anochecer -prorrumpe- ¿habéis tenido, señora, alguna visita?» Y clava los ojos, cual de raposa, en el pálido semblante de doña Ana de Mendoza, que responde balbuciente: «No, señor..., he estado sola; »mi mayordomo un momento...» No dijo más, y a la boca del rey, que nada contesta, sonrisa infernal asoma.
Demos, pues, los cristianos gracias a Dios nuestro Señor, no al cielo ni a la tierra, como éste enseña, sino al que hizo el cielo y la tierra, de que estas supersticiones, que este Balbo como balbuciente apenas reprende, las derribó por la elevada humildad de Cristo, por la predicación de los Apóstoles, por la fe de los mártires, que mueren por la verdad y viven con ella, las derribó, digo, y desterró no sólo de los corazones religiosos, sino de los templos supersticiosos, con libre servidumbre de los suyos.
Atónito Diógenes severo, esperó a que acabara su operación prolífica el barquero para que a la otra orilla le pasara; el cual, luego que tuvo a bordo al sabio, le dijo así con balbuciente labio: -i Oh, cínico filósofo!