balboa

balboa

s. m. ECONOMÍA Unidad monetaria de Panamá.

balboa

 
m. Moneda panameña de oro.
Traducciones

balboa

SF Panamanian currency unit
Ejemplos ?
Así se malograron las expediciones de Ojeda y de Nicuesa: y hubiera tenido el mismo fin la de Enciso, á no haber ido con él un hombre superior á tos obstáculos que la naturaleza y la fortuna le oponían á cada paso. Este fue Vasco Nuñez de Balboa, que nació en Xerez de Badajoz hácia el año de 1475.
Y así como Balboa bautizó el mar del Sur con el nombre de Pacífico, nuestro puerto mereció el de Callado, que no lo es, porque bastante ruido mete por el lado de la mar brava.
En aquellos tiempos Vasco Núñez de Balboa izaba la bandera de Castilla en las costas de Darién, Cortés en México y Pizarro en el Perú; entonces la influencia española tenía la supremacía en Europa y la imaginación meridional de los iberos se hallaba entusiasmada con la visión de Eldorados, de aventuras caballerescas y de una monarquía universal.
(c) Los puertos de Balboa y Cristóbal descritos en el Anexo B del Acuerdo para la Ejecución del Artículo III del Tratado del Canal de Panamá.
La Corte al fin conoció su yerro, y nombrando á Balboa Adelantado en todos los paises que descubriese, dió órden á Dávila para que le auxiliase en sus empresas.
Y acordándose de cierto hidalgo, antaño muy amigo suyo, Balboa de Fonsagrada, favorecido por la Providencia con numerosa y masculina prole, le dirigió una misiva, proponiéndole un enlace.
Con relación al párrafo 4 del artículo XI, las áreas en las cuales las autoridades policiales de la República de Panamá podrán realizar patrullases policiales conjuntos con las autoridades policiales de los Estados Unidos de América durante el período de transición son las siguientes: (a) Las partes de las áreas de funcionamiento del Canal abiertas al público en general, las áreas de viviendas y las Puertos de Balboa y Cristobal.
Al cabo de veinte y cinco días de una marcha desesperada, el Océano Pacífico se mostró á los ojos de Balboa, que atónito y gozoso dió gracias al Cielo por el descubrimiento; y entrándose en las olas, tomó posesión del mar en nombre del Rey de Castilla.
A las dos horas de haberse apeado de un flaco jamelgo el señorito de Balboa, la boda quedó tratada. Físicamente, los novios ofrecían extraño contraste, cual si la naturaleza al formarlos hubiese trastocado las cualidades propias de cada sexo.
La Mayorazga, fornida, alta de pechos y de ademán brioso, con carrillos de manzana sanjuanera, dedada de bozo en el labio superior, dientes recios, manos duras, complexión sanguínea y expresión franca y enérgica. Balboa, delgado, pálido, rubio, fino de facciones, bromista, insinuante, nerviosillo, necesitado al parecer de mimo y protección.
En otra parte, continúa González Suárez, que de la famosa ciudad incásica de Tomebamba en la Provincia de los Cañaris, sólo conocemos la particularidad de que estaba asentada en la margen de tres ríos, y por las difusas ruinas que aún quedan en las orillas del Rircay, el Minas y el Jubones, se puede conjeturar que era extensa y populosa. Cabello de Balboa, anota que para llegar a este lugar, había un solo puente, por donde se podía entrar a la ciudad.
De la Mayorazga, que al otro año tuvo muñeco. De Camilo Balboa, que no le jugó más picardías a su mujer, o, si se las jugó, supo disimularlas hábilmente.