balaustrada


Búsquedas relacionadas con balaustrada: balaustres, balaústre

balaustrada

s. f. ARQUITECTURA Serie de columnas colocadas entre los barandales el proyectil rompió la balaustrada de la fachada.

balaustrada

 
f. Barandilla hecha a base de pequeñas columnas.

balaustrada

(balaws'tɾaða)
sustantivo femenino
1. conjunto de columnas pequeñas que terminan en un soporte muebles antiguos con balaustrada
2. parapeto de balaustres que sirve de antepecho en balcones o ventanas balaustrada de mármol
Traducciones

balaustrada

rampe

balaustrada

Balustrade

balaustrada

balustrade

balaustrada

الدرابزين

balaustrada

SFbalustrade
Ejemplos ?
Entra, por fin, en la Basílica; cruza las naves, desciende la escalera dorada que conduce a la cripta, y mientras a sus espaldas la guardia brega para reprimir el empuje del torrente humano que pugna por arrimarse a la balaustrada, en el recinto descubierto, más bajo que la multitud, el Papa queda solo.
La escalera era alta y ancha, con una balaustrada de madera maciza y tallada; por encima de las puertas se veían cornisas adornadas de flores y frutas; las ventanas eran grandes; pero todos aquellos restos de antiguas grandezas estaban en ruinas.
La espesa siempreviva crece en torno de los vetustos muros rojos, hoja contra hoja, rodeando la terraza. Allí mora una hermosa doncella que, inclinándose sobre la balaustrada, mira constantemente al camino.
Unos se arrojaron por los corredores al jardín, y otros se descolgaron por las ventanas a la calle, contándose entre los últimos el alcalde Velázquez, que para mejor asirse de la balaustrada se puso entre los dientes la vara de juez.
El último en aparecer fue el Paso de las Caídas. Sin cuidarse del agua, las damas se arrastraronde rodillas hasta la balaustrada del balcón.
Levanté casualmente mi cabeza, que hasta entonces había tenido inclinada, y vi ante mí, tan cerca que habría podido tocarla –aunque en realidad estuviera a bastante distancia y al otro lado de la balaustrada–, a una mujer joven de una extraordinaria belleza y vestida con un esplendor real.
Su nuera aparece en el suyo más desaliñada que nunca, con la cara roja como un pimiento seco y con la crin suelta, en medio de una espesísima nube de humo, ¡aparición verdaderamente infernal!; saca medio cuerpo fuera de la balaustrada, y con voz ronca y destemplada, grita, mirando al piso segundo: -¡Tía!...
¡Pero al otro mundo no ha de ir a pagarlo la muy sinvergüenza, cuentera y borrachona!... Y en esto miraba al balcón de su suegra, echando todo el desaliñado busto fuera de la balaustrada.
Era, detrás de la balaustrada de un balcón, un joven de capa corta estrechando entre sus brazos a una doncella vestida de blanco, que llevaba una escarcela a la cintura; o bien los retratos anónimos de las ladies inglesas con rizos rubios, que nos miran con sus grandes ojos claros bajo su sombrero de paja redondo.
Después, alguien se inclinaba por la ventana de mi alcoba y apoyaba su frente ardorosa contra las piedras de la balaustrada, recibiendo el viento en el rostro: era yo.
Y, a punto de caerme en la puerta, corro por el pasillo que da a la antecocina. Mistress Strong abrió el balcón y se asomó a él; allí estuvo apoyada contra la balaustrada.
El venerable reloj se desconcertó tanto, que casi se olvidó de señalar los minutos, y comentó con el pavo real plateado que tomaba el sol en la balaustrada, que todo el mundo podía advertir que los hijos de los Reyes eran Reyes, y carboneros los hijos de los carboneros.