Ejemplos ?
Yo simplemente pediría aquí, sin ir más lejos, porque es un debate que francamente no tiene mucho sentido, que no se nos utilice a la izquierda como argumento tremendista, pero enormemente vulgar e indigno de cualquier democráta, contra la medida expropiatoria; no creemos que se necesite ni imaginación ni ingenio ni consistencia política doctrinaria o principista, para buscar aliados en los bajos fondos el anticomunismo norteamericano; basta con anunciarse en el Selecciones Reader's Digest.
Por su parte, Eugene Holman acusa a Irving de incompetencia y deshonestidad y Bruno Hernández Piché lo incluye en «los bajos fondos de un submundo habitado por seres que profesan una escalofriante demencia pseudoacadémica: los “Holocaust deniers” ('negadores del Holocausto'), una nebulosa cofradía de profesionales de la falsificación y la ignominia».
La denominación tiene su origen en la palabra rebetis (griego: ρεμπέτης, /rebétis/), que designa justamente al hombre de los bajos fondos.
La actual bahía era muy bien conocida por los veleros procedentes de Europa y Norteamérica que venían a cargar sus bodegas con aceite de foca, cazando en el espacio comprendido entre la bahía y Bahía Anegada o de los Bajos Fondos, actualmente Bahía San Blas.
Por su habilidad para combinar la personalidad de los bajos fondos con el carácter derrotista, es considerado uno de los actores secundarios más importantes de la década de 1990.
En el libro New Biographical Dictionary of Film del crítico de cine David Thomson, el autor comenta: "Él es uno de los mejores canallas, cerdos, psicópatas enfermizos de los bajos fondos" y lo compara con el actor de cine clásico Peter Lorre.
En 1985, regresa a Nueva York para rodar un filme más acorde a lo que generalmente se espera de él, un retrato de los bajos fondos neoyorquinos.
El encuentro de Alfonso con los pastores de Santa María dei Monti, en un abandono mayor que la gente que él servía en los bajos fondos de Nápoles, marca un punto sin retorno en su vida, pasando a un segundo plano sus proyectos de ir a China y su trabajo en las Capillas del Atardecer y las Misiones Apostólicas.
Makar Chudrá (1892) Chelkash (1895) La vieja Izerguíl (1894-1895) Malva (1897) Los ex-hombres (1897) Várenka Olésova (1898) El canto del halcón (1899) Tomás Gordéiev (1899) Los tres (1900) Pequeños burgueses (1901) El canto del petrel (1901) Los bajos fondos (1902) El hombre (1903) Los veraneantes (1904) Los hijos del sol (1905) Los bárbaros (1905) Los enemigos (1906) La madre (Мать),(1906-1907) Los últimos (1907-1908) La vida de un hombre innecesario (1908) La confesión (1908) La ciudad Okúrov (1909) La vida de Matvéi Kozhemiákin (1909) Vassa Zheleznova (1910) Por Rusia (1912-1917), un ciclo de cuentos Cuentos de Italia (1913) Infancia (1913-1914) Entre los hombres (1915-1916) Mis universidades (1923) La casa de los Artamónov (1925) Cuarenta años.
Federico Campbell sostiene que ya con ella Mendoza se convirtió no solo en “el primer narrador que recoge con acierto el efecto de la cultura del narcotráfico en nuestro país”, sino también en autor de una aguda y vivaz exploración lingüística de los bajos fondos mexicanos, convertidos en rigurosa materia literaria.
Su persona era cada vez más popular, sus cuentos agradaban al público y su fama trascendió las fronteras para llevar su nombre por toda Europa. Entonces, también sus producciones teatrales Pequeños burgueses y Los bajos fondos alcanzaron el éxito.
En ese momento el almirante peruano Miguel Grau arenga por megáfono a su tripulación: Por su parte, Prat ordenó izar las señales: primero le hizo a Condell la señal de "¿Almorzó la gente?", luego "seguir mis aguas" y finalmente "venir al habla", y a continuación pronunció ante sus compañeros de armas su famosa arenga: Terminada la arenga, la Covadonga llegó al habla y Prat le ordenó a Condell: "¡que almuerce la gente!, ¡mantener bajos fondos!, ¡reforzar las cargas!, ¡cada uno a cumplir con su deber!".