Ejemplos ?
Continuó en soledad en pos de su destino, pero arribado a Judea, no encontró ni a los Reyes ni al Redentor, sino hordas de soldados de Herodes degollando a recién nacidos: a uno de ellos, que con una mano sostenía a un niño y en la otra blandía afilada espada, ofrece el rubí destinado al Hijo de Dios a cambio de la vida del niño. En esta actitud es sorprendido: es apresado y encerrado bajo llave en el palacio de Jerusalén.
La reunión culmina con los chicos en detención y quitándole a Linda el encargo de la comida. Ésta se enfada tanto que guarda bajo llave la caja de DVD y Tina se molesta mucho por la cancelación.
Durante la Edad Media, cuando sólo las iglesias, universidades y hombres pertenecientes a la nobleza podían adquirir libros, estos eran a menudo puestos bajo llave para evitar su hurto.
Sus dos primeros partidos con el equipo siciliano fueron muy bajo llave, sin embargo el 13 de febrero de 2011, Lodi anotó dos tiros libres en una fantástica victoria 3-2 de Catania, en contra de U.S.
Las desventajas de estos establecimientos son los posibles robos, ya que los espacios son comunes o compartidos, aunque ello se puede prevenir dejando bajo llave las pertenencias personales.
Tras abandonar Rusia, Rajmáninov le entregó la llave del escritorio de su piso de Moscú a su prima Sofiya Satina; donde guardaba bajo llave la partitura manuscrita de la Primera Sinfonía.
Pero una tarde, un ciudadano de esta comunidad, conocida como Ogden Marsh, se acerca a ver el juego de béisbol en el colegio con una escopeta cargada, siendo abatido por el alguacil. Más tarde, Billy (Brett Rickaby) incendia su propia casa, pero no sin antes encerrar dentro y bajo llave a su esposa e hijo.
La receta original se dice que fue puesta "bajo llave" en un sitio seguro y que sólo una persona del mundo sabe su composición exacta de la receta completa.
La razón del duelo había sido unas cartas de amor que von Ardenne había descubierto bajo llave en el escritorio de su esposa, Elizabeth von Plotho (1853-1952).
Si bien durante el día los prisioneros gozaban de cierta libertad de movimiento durante las noches eran encerrados bajo llave siendo alimentados también con magros alimentos.
Un ejemplo es el de las muchachas que vienen de los pueblos buscando oportunidades de trabajo y que se emplean como domésticas, y que al no conocer a nadie en las ciudades llegan a caer en manos de gente sin conciencia que no sólo las explota en los horarios de trabajo, sino que en ocasiones no les dan “permiso” de salir y las tienen encerradas, dejándolas bajo llave, “por temor que éstas les roben algo”, negándoles el derecho de usar su libertad como deseen.
Una vez solo en su habitación bajo llave, Desmond descubre (a través del "efecto de sangrado" de su tiempo transcurrido en el Animus) que puede observar numerosos mensajes con sangre en las paredes y el suelo dejados por sujeto de prueba anterior (Sujeto 16) los cuales predicen el fin del mundo.