bajío


También se encuentra en: Sinónimos.

bajío

1. s. m. En el mar, zona poco profunda donde pueden encallar los barcos. bajo
2. Amér. Terreno bajo.
3. dar en un bajío Encontrar graves inconvenientes para dar fin a un proyecto.

bajío

 
m. Bajo en los mares, y más comúnmente el de arena.
(Amér.) Terreno bajo.
Traducciones

bajío

lowland, shoal

bajío

Untiefe

bajío

Shoal

bajío

mielizna

bajío

暗沙

bajío

暗沙

bajío

stime

bajío

shoal

bajío

浅瀬

bajío

SM
1. (Náut) → shoal, sandbank
2. (LAm) → lowland
el Bajío (Méx) the fertile plateau of northern Mexico
3. bajíos (Méx) flat arable land on a high plateau
Ejemplos ?
Las tareas del inventario nacional de aguas subterráneas, iniciadas hace tres años, continúan en Baja California y Sonora, y se comenzaron en Chihuahua, en el Bajío, en el Valle de Querétaro y en la zona del Mezquital.
porque, encallada en un bajío, después de sostenerse y vacilar largo rato como suspendida en aquel desigual asiento, fatigando las olas, abriose al fin y entregó al profundo abismo toda su gente, que, embarazada por los pedazos de remos y las flotantes tablas, no puede además hacer hincapié en tierra, porque la arrastra la resaca.
Y dando en un bajío, Sus leños desató su mismo brío, Que de escarmientos todo el Mar poblaron, Dejando de su pérdida en memoria Rotas jarcias, parleras de su historia.
PRESIDENTE ERNESTO ZEDILLO: Recuerdo que llegó un grupo de empresarios del Bajío, traídos por su gobernador, donde literalmente me pidieron el establecimiento de un sistema de control integral de cambios o sea, y dije: es que no recuerdan qué fue lo que pasó entonces, y cuántos años nos tomó recuperarnos por haber querido enfrentar así una crisis, y que se tuvieron que pagar enormes costos en términos económicos y en términos sociales.
Viendo su carta cada cual postula qué punto de la ruta ahora se alcance en el centro del barco, que es el punto donde el patrón consulta aquel asunto. «Estamos --dice aquel-- en el bajío cerca de Limasol, según sospecho».
A la primera ojeada el carpintero comprendió la inminencia del peligro, pues si la deriva continuaba verificándose libremente, sin estorbos, al cabo de algunas horas su valioso hallazgo entraría en la zona de atracción de alguna de las poderosas corrientes que circulaban en la vecindad del bajío, y entonces podía decir adiós a sus esperanzas, porque la traidora sirte no devolvía jamás lo que entraba en sus dominios.
Se terminó la pavimentación de las carreteras Ciudad Victoria - San Luis Potosí y San Juan del Río - Tamazunchale, así como del tramo San Felipe Ojuelos y la nueva ruta del Bajío hacia Zacatecas y Durango.
Algunas necedades se apuntan en este breve discurso, como por él se verá –porque todo sería intentar lo imposible, siendo, como es, tal y tanta su diversidad, calidades y muchedumbre -, de las que el hombre debe huir como el navegante del peñasco o bajío que le amenaza, y son las siguientes: El ocupar uno lugar donde le pueden decir que se quite, necedad a perfil.
Veinticinco años apenas por ese tiempo contaba, y de sus nobles heridas la suma aún era más larga, que no hubo por el Bajío ningún combate ni hazaña donde su ardor no estuviera donde faltara su lanza, ni donde al grito de muerte sus huellas no señalara con el licor de sus venas o el de las venas extrañas.
El campo de batalla no había sido reconocido por mí, porque no se me había pasado por la imaginación, que el enemigo intentase venir por aquel camino a tomar la retaguardia del pueblo, con el designio de cortarme toda retirada, por consiguiente me hallé en posición desventajosa, con partes del ejército en un bajío, y mandé avanzar siempre en línea que ocupaba una altura y sufría sus fuegos de fusilarla sin responder con artillería, hasta que observando mas que ésta había abierto claros y que los enemigos ya se buscaban unos a otros para guarecerse mandé que avanzase la caballería, y ordené que se tocase paso de ataque a la infantería.
TESEO: ¿Qué es esto que me sucede, Señora? Si en el bajío de lo infeliz dio mi nave, mi suerte lo habrá querido. Aunque por amaros sea como descollado pino que--verde gigante--un rayo su vana pompa deshizo; como la flor, que a la Aurora le bebió el blanco rocío, para morir a la tarde de achaque de haber nacido; como en cuna azul el sol, purpúreo rubí encendido, que después en el ocaso, topacio agoniza tibio; como la menuda grama, cuyo verde, hermoso aliño en seco polvo convierte el brasero del estío; como cristal que, en verano corriendo, armónico vidrio, comprimido en el invierno suspende lo fugitivo; así seré.
Cesó en su dulce canto el pasajero, ahogó su vocerío el ronco marinero, terror de muerte en torno le rodea, terror de muerte silenciosos y frío; y él va a estrellarse al áspero bajío.