Ejemplos ?
Su discografía ha sido galardonada con premios como el Discophiles francés, el Grand Prix du Disque de l'Academie Charles Cross y el premio de la Academia de París y también ha recibido las más altas calificaciones en las críticas de las revistas Diapasón, Gramophon y Le Monde de la Musique. (Gelber toca Bailecito de Guastavino, durante una entrevista con Antonio Carrizo).
Rigoberto Torrico Olas del lago Los pajaritos Bailecito al gusto del país Trabajos de aguja - n ociones de economía doméstica - sencillas preparaciones para alimentos (1874) Leyenda "El Desertor" en la antología Leyendas Nacionales Dos leyendas: "Las dos Claras" e "Hijo del Cóndor" (1876) A la muerte de mi madre La Casa de la Cultura Franz Tamayo, dependiente del Gobierno Autónomo Municipal de La Paz, Bolivia, cuenta con un auditorio que lleva su nombre.
En este sitio es posible escuchar las grabaciones etnográficas más antiguas de que se tenga registro en Argentina (1906)., payada gaucha, por José Curbelo, en el Día del Payador., por Atilio Reynoso., bailecito tradicional jujeño (andino), por Jaime Torres., zamba tradicional, la primera recopilada por Andrés Chazarreta.
File:Venecia.jpg Venecia (óleo s/cartón) - 35 x 50cm Image:Bailecito.jpg Bailecito (óleo s/cartón) - 33 x 40 cm File...
Antes de enviarla al monasterio para que perfeccionase su educación aprendiendo labores de aguja y demás cosas en que son tan duchas las buenas madres, su ama la había pagado maestros de música y baile; y la muchacha aprovechó tan bien las lecciones que no había en Lima más diestra tañedora de arpa, ni timbre de voz más puro y flexible para cantar la bella Aminta y el pastor feliz, ni pies más ágiles para trenzar una sajuriana, ni cintura más cenceña y revolucionaria para bailar un bailecito de la tierra.
Al final de la misa tocaba la orquesta el himno patrio o la marcha bélica de Uchumayo, o un vals, o rompía con una estrepitosa zamacueca u otro bailecito de la laya.
Y la maldita, que era goda hasta la medula de los huesos, concluía su retahíla de insultos contra el Protector cantando a grito herido una copla del miz-miz, bailecito en boga, en la cual se le zurraba la badana al supremo delegado marqués de Torretagle ::«Peste de pericotes ::hay en tu cuarto; ::deja la puerta abierta, ::yo seré el gato.
Y como no era higiénico echarse en brazos de Morfeo tras una comilona bien mascada y mejor humedecida con buen tinto de Cataluña, enérgico jerez, delicioso málaga y alborotador quitapesares (vulgo legítimo aguardiente de pisco o de Motocachi), improvisábase en familia un bailecito, al que los primeros rayos del sol ponían remate.
Con decir que la jarana era de las llamadas de cascabel gordo ahorro gasto de tinta. La zamacueca o mozamala es un bailecito de mi tierra y que, nacido en Lima, no ha podido aclimatarse en otros pueblos.
«¡Eh, locos, que os mareáis!», y no hacíamos caso... Bueno, pues en el tal bailecito ya me insinué. Ella se rió, lo echó a broma..., lo natural en una chiquilla que sale al mundo y no piensa nada formal, sino en divertirse.
Refieren que un arzobispo vio de una manera casual bailar la mozamala, y volviéndose al familiar que lo acompañaba, preguntó: -¿Cómo se llama este bailecito?
DON BENIGNO ¡Ya ves tú! ¿Quién le quita a ella su prado todas las tardes, su teatro, su bailecito todos los domingos en casa de la intendenta...