Ejemplos ?
Como resultado de aquellas bacanales nocturnas se hicieron muy pocas cosas aquel día, se olvidó la mitad de las ceremonias, se comió distraídamente y no fue sino casi hasta el café cuando empezaron a reconocerse.
Sea como fuere, dejemos a nuestros actores pasar de sus bacanales al casto lecho de sus esposas, que les habían sido preparados para aquella noche, y veamos qué pasó al día siguiente.
Eran ecos infinitos de mil varios caracteres; ya eran gritos de mujeres, delatores, precursores o motores de placeres exquisitos, de dolores inauditos, de rencores y delitos; son de orgías saturnales, y de impías bacanales que hastiaban y llenaban el espíritu de horror.
Yo quiero que ustedes sepan que hemos encontrado en los archivos de los jefes de policía fotografías de cadáveres torturados; fotografías que se exhibían en las fiestas y en las bacanales de los asesinos.
Alguno escriben que fue vencido y preso este Libero, y otros que fue muerto en una batalla por Perseo, y hasta señalan el lugar donde fue sepultado, y, con todo, en honor de su nombre, como si fuera Dios, han instituido los impuros demonios unas solemnidades religiosas, o, por mejor decir, unos execrables sacrilegios que llaman bacanales.
Y el temple de ánimo se agita, se golpea, aúlla, sangra, muerde sus arterias, quiere escapar hacia el convite, sucumbir devorado en la vorágine, hundido en bacanales, desgarrado en las entrañas de la madre tierra.
Independientemente de los billetes claros y explícitos que Desprès y el abad le dirigían hablando de sus bacanales secretas, estaban todos los enseres que podían servir para aquellas infamias...
Y con su docto consejo Y acertadas opiniones Gastaba el juez sus doblones Para no llegar á viejo. Y asi la melancolía De la vida iban matando En la noche prolongando Las bacanales del dia.
Amor que otra vez regresas con tus pezuñas diabólicas a desgarrarme bucólicas serenidades con tiesas energumenias, malezas que en bacanales alcohólicas dejan siempre melancólicas las huellas de tus larguezas.
Aquí, contra esos fúnebres umbrales, se estrellan las humanas saturnales; con silencio profundo callan, aquí las locas bacanales; aquí se ve la pequeñez del mundo al través de esas losas sepulcrales.
Hombres que habían estado asesinando durante siete años, hombres que asesinaron mujeres, hombres que violaron a madres de familias, hombres que asesinaron niños, hombres que llevaron el terror y la tortura a extremos inauditos, hombres que sacaban fotografías de nuestros compatriotas mutilados, de nuestros compatriotas torturados para luego ir a disfrutar sádicamente de aquel espectáculo en sus orgías y bacanales, porque esas fotos que hemos ocupado, esas fotos las tomaron ellos y las hemos ocupado en los despachos de los principales esbirros que en su fuga ni siquiera tuvieron tiempo de llevárselas (EXCLAMACIONES).
El senado romano consideró estas reuniones una amenaza para la autoridad, prohibiendo el culto a Baco y las bacanales en el 186 a.