bacanal


También se encuentra en: Sinónimos.

bacanal

(Del lat. bacchanalis < Bacchus, dios romano del vino.)
1. adj. MITOLOGÍA De este dios romano.
2. adj / s. f. HISTORIA Fiesta que se celebraba en honor de este dios.
3. s. f. Orgía desordenada y tumultuosa la fiesta acabó en una bacanal.

bacanal

 
adj. Del dios Baco.
fig.Orgía tumultuosa.
f. pl. Fiestas que los griegos y romanos celebraban en honor de Baco.
Sinónimos
Traducciones

bacanal

baccanale

bacanal

Bacchanal

bacanal

bacchanal

bacanal

bacchanal

bacanal

A. ADJbacchanalian
B. bacanales SFPLorgy sing
Ejemplos ?
Destaca en estas fiestas carnavalescas la Bacanal de la Grasa (domingo de carnaval), fiesta donde se degustan productos del cerdo ibérico regados con los buenos vinos de la tierra y se convive en las plazas porticadas.
Los trabajos iban muy retrasados y sus amigos le ayudaron a acabar la orquestación a tiempo, siguiendo sus indicaciones y la detallada partitura pianística: Robert Irving se encargó de la Danza guerrera, del Cortejo y danza de la sacerdotisa, del primer Entreacto y de la Bacanal; Christian Darnton de la Danza de las serpientes; Humphrey Searle, de la Danza de los pastores y las pastoras; Denis ApIvor, de la Danza de Tiresias-mujer, al principio de la segunda escena, y de la Pelea en la escena tercera; Gordon Jacob, del Pas de deux; el resto fue compartido entre Lambert, Rawsthorne y Elisabeth Lutyens.
Quedaba en nuestra mente todavía El rastro de la infame bacanal, Y mal entre sus nieblas comprendía La silenciosa paz de un funeral.
Mirado a través de un vaso, el mundo desierto parece un Edén. »Vamos la tierra con vino, embriagados, a amasar; vamos al templo de Baco en lúbrica bacanal.
Oíanse en tumulto desde fuera Los brindis de la libre bacanal, Y el rumor de una báquica quimera, Y el crujido del beso criminal.
Kinkakuji (1976) Kojiki (1996) El Kabuki (1986) Estilo Sinfónico (1950) Esfenogramas (1951) Bacanal (1954) Tonepleromas '55 (1955) Sinfonía Nirvana para coros masculinos y orquesta (1958) Sinfonía Mandala (1960) Música Escultural (1961) Bugaku (1962) Texturas para orquesta de alientos (1962) Samsara (1962) Ensayo para orquesta de cuerdas (1963) Fireworks (1963) Concierto para percusiones y orquesta de alientos (1965) Concertino para xilófono y orquesta (1965) Rapsodia para el Siglo XXI (1992) Sonata para violín y piano (1946) Divertimento para 10 instrumentos (1948) Piezas preparadas para piano y cuerdas (1957) Microcosmos para clavioline...
Al margen de las sorprendentes audacias de su música, buena parte del impacto de esta truculenta y a la par delicada historia gótica se deben al singular Eugène Scribe, dramaturgo de resonancia europea, el más característico libretista de la gran ópera (suyos son los libretos de algunos de los puntales de la misma: La muda de Portici, de Auber; La Judía, de Halévy; La Favorita, de Donizetti; Las Vísperas sicilianas, de Verdi), que elaboró un libreto con momentos tan irresistibles como la bacanal del tercer acto, con el ballet de monjas malditas que han salido de sus tumbas gracias a la invocación de Bertram, el Rey de los Infiernos.
El tema del cuadro es costumbrista con mezcla de mitología pues los personajes parece que están sacados de una escena de bacanal del paganismo.
-Pues bien; mi vista consuela a los ojos enfermos, como decían los escoceses -replicó Steerforth-, y la tuya produce el mismo efecto; ahora que estás en pleno florecimiento, Florecilla, ¿cómo estás, Bacanal mía?
-Muy bien -contesté-; pero nada de bacanal esta noche, aunque confieso que han comido aquí tres personas. -Acabo de encontrármelos en la calle, elogiándote en voz alta.
Ese mismo día el cuerpo aún tibio de la criatura estaba en poder del cuatrero y mientras la madre regresaba a la choza, llevando atada en las puntas de un pañuelo las monedas fruto de la venta, él, el padre, daba principio bebiéndose un gran vaso de aguardiente, a la celebración del velorio. Luego desfilaron por su cerebro los detalles de la orgía, esa vergonzosa bacanal en que tomara parte tan activa.
Fascinador espíritu que engendra la desceñida bacanal; transforma el místico y humilde escapulario de la doncella pobre en refulgente collar de perlas; abre el negro abismo del juego; bebe lágrimas y oro y mancha la virtud.