báquico

(redireccionado de báquicos)
También se encuentra en: Sinónimos.

báquico, a

1. adj. MITOLOGÍA De Baco, dios de la mitología romana.
2. Que se relaciona con la embriaguez.
3. POESÍA Se aplica al verso formado por baquios.

báquico, -ca

 
adj. Relativo a Baco.
Sinónimos

báquico

, báquica
adjetivo
1 dionisíaco.
En esta acepción, dionisíaco posee la significación de perteneciente a Baco o Dioniso.
Traducciones

báquico

ADJ (liter) → Bacchic (liter)
Ejemplos ?
De vez en cuando algunos arrebatados de licores báquicos pronunciaban un brindis á la salud del Ilustre: el que era saludado con fuertes palmadas y aclamaciones.
Harto lo llora el poeta, Mas ¡ay, que por más que luche, con su voz y con su lira, la realidad no le suplen! Hará que sus creaciones en bellos versos murmuren, que canten báquicos himnos cuando su festín concluyen.
Acercóseme también a grandes pasos la violenta tragedia, cuyos cabellos flotaban en la frente amenazadora, barriendo el suelo con el manto; en la mano izquierda empuñaba orgullosa el cetro real, y el coturno de Lidia ennoblecía sus plantas, y me dijo la primera: «¿Cuál será el fin de tus amores, ¡oh poeta!, tan remiso en desenvolver tu argumento?» En los báquicos festines se comentan tus locuras lo mismo que en las angostas encrucijadas.
Tú sola nos acompañas cuando furtivamente penetramos en las despensas llenas de báquicos néctares y sazonadas frutas; y, aunque cómplice de nuestros deleites, jamás se los revelas a la vecindad.
Él, moviendo sus blanqueantes sienes de canas: “Qué feliz serías si tú también de la luz esta huérfano”, dice, “quedaras, y los báquicos sacrificios no vieras.
Pero temerarias crecen esas guerras y la mesura falta e insana reina la Erinis, y todos los disparos hubieran sido por el canto enternecidos, pero el ingente 15 clamor, y de quebrado cuerno la berecintia flauta, y los tímpanos, y los aplausos, y los báquicos aullidos ahogaron la cítara con su sonar: entonces finalmente las piedras enrojecieron del no oído vate con su sangre y primero, atónitos todavía por la voz del cantor, 20 a los innumerables pájaros y serpientes y el tropel de fieras, las Ménades a título del triunfo de Orfeo destrozaron.
Como su influencia era de esta forma ejercida sobre todas las secciones de la naturaleza, aparecen con frecuencia relacionadas con divinidades superiores, como por ejemplo con Apolo, el dios profético y protector de las manadas y rebaños; con Artemisa, la cazadora y protectora del juego, pues ella misma fue originalmente una ninfa arcadia; con Hermes, el fructífero dios de los rebaños; con Dioniso y con Pan, los Silenos y los Sátiros, a quienes se unían en deleites y bailes báquicos.
Los poetas hebreos explotaron el tono nostálgico de la poesía del desierto árabe en poemas nacionales y personales sobre su propio exilio; imitaron extensivamente los poemas báquicos y la descripción de los jardines de la poesía árabe, que reflejaban el estilo de vida de una clase aristocrática que compartía valores con sus coetáneos musulmanes; también compartieron el interés por los conceptos neoplatónicos sobre el alma de los poetas andalusíes y los temas de la poesía amorosa árabe, reformulados a través del lenguaje de la Biblia (especialmente el Cantar de los Cantares), que penetraron tanto la poesía hebrea sacra como la secular.
En cuanto a los temas, los poetas hebreos imitaron extensivamente los poemas báquicos, la descripción de los jardines y la poesía amorosa árabe.
Los más empleados en la Hispania romana eran los dos primeros. Uno de los temas más frecuentes es el de los ciclos Báquicos, que representa el cortejo de Baco.
Ninguno de estos atributos báquicos aparecen en dos copias conocidas de la obra: una de Cesare da Sesto y otra en la iglesia de San Eustorgo de Milán; y sí aparecen, en cambio, en una derivación pintada por Andrea del Sarto y que se conserva en Worcester.
Misterios samotracios: pertenecientes al culto a los Grandes Dioses introducido por Dárdano en Samotracia. Misterios báquicos: fiestas de Baco, más generalmente llamadas Dionisíacas u Orgías.