azumbre

(redireccionado de azumbres)

azumbre

(Del ár. at-tumn, octava parte < tamaniya, ocho.)
s. m. y f. METROLOGÍA Antigua medida de capacidad para líquidos, empleada en Castilla, equivalente a 2,016 litros.
Traducciones

azumbre

SM liquid measure (= 2.016 litres)
Ejemplos ?
Habían llegado poco antes dos navíos franceses cargados de vino, aguardiente y cosas de ese género, con que estos licores corrían a bajo precio; pero no duró mucho tiempo porque en pocos días subió a cuatro reales de a ocho la medida de dos azumbres de aguardiente.
-gritó la mujer que antes había reñido con ella. ¿Adónde se han dío dos azumbres de aguardiente que debía haber en la jarra? -Pos al colaero tuyo y al de otras tan borrachonas como tú -replicó la interpelada, con desgarro.
-Con medida lo bebo -replicó el negro-: aquí tengo un jarro que cabe una azumbre justa y cabal; éste me llenan las esclavas, sin que mi amo lo sepa, y el despensero, a solapo, me trae una botilla, que también cabe justas dos azumbres, con que se suplen las faltas del jarro.
-Amén -contesta a coro la reunión. La taza sigue pasando luego de mano en mano y de boca en boca, hasta que se agotan las dos azumbres de rioja.
(Tienden una mantilla en el suelo, y allí cada uno echa su pitanza.) ::LUCÍA Tomasa, vé por el vino. :::¿Sabes tú dónde lo hay bueno? ::TOMASA ¿Bastará con cuatro azumbres, :::a dos por cabeza? ::MANUELA ¡Infierno!
Pero da la casualidad (y estas casualidades abundan en La Montaña más que las ferias, que los mercados y que las romerías), da la casualidad, repito, que en el punto de empalme de los dos caminos hay una taberna; y como tío Juan de la Llosa es hombre que no queda mal con sus amigos por un par de azumbres más o menos, invita a sus camaradas a beber, para demostrarles que «si aquello ha sido guerra, que nunca haya paz».
(Sigue el coro de los hombres.) ::EMETERIO Juan, a tres riales es poco. :::Somos cuatro, y cuando menos, :::beberemos doce azumbres.
Autorizado competentemente uno de los testigos del ajuste, marcha a buscar al punto más inmediato dos azumbres de vino tinto para mojar el trato, es decir, para echar la robla; y mientras vuelve, el comprador se sienta en el suelo, saca un pesado bulto del bolsillo interior de su chaqueta, y comienza a desliarle capa a capa, como si fuera una cebolla.
Habiendo una mañana amanecido con fiebre alta, el buen andaluz llamó a su hijo mayor, mozalbete de quince años cumplidos, tan groserote como el padre que lo engendrara, y encomendóle que fuera a la ciudad a hacer la entrega de cántaras, de a ocho azumbres, de leche morisca o sin bautizar.
Josetón se desató en pullas con motivo de la dificultad de elección de barrica que Turis había consultado con su sobrino. Turis subió un jarro de vino que lo menos hacía dos azumbres.
Fue Felipe II, el rey burócrata por excelencia, quien estimuló y ordenó la regulación de los aguadores de Madrid con una medida de capacidad que limitaba los cántaros de transporte a tan solo cinco azumbres de volumen.
Los alfareros de Alcorcón, la localidad vecina a la capital con mayor tradición en la artesanía del barro, elaboraban dichos cántaros de cinco azumbres, grabándoles, por decreto real, un sello especial para evitar las posibles falsificaciones de recipientes.