azoro

Traducciones

azoro

SM
1. (esp LAm) = azoramiento
2. (CAm) (= fantasma) → ghost
Ejemplos ?
El libro contiene los nombres de Honduras, las fundaciones de los pueblos, su geografía y antropología, descripciones de minas y tesoros escondidos, canciones de infancia y de amor, coplas y bombas, poesías populares, adivinanzas y hasta el azoro de cuentos sobrenaturales, completando la obra con la vida cotidiana del hondureño describiendo su modo de ser, sus costumbres y trabajos.
Una hora después se introdujeron en la casa cinco Gendarmes fuertemente armados y apostándose en el ingreso cerraron el zaguán por dentro; Ezequiel sorprendido por el arbitrario quebranto a la intimidad de su hogar, exigió una razón suficiente para justificar tamaño proceder; la respuesta de los invasores fue: “Aquí Naiden Sale pues, tenemos ordenes de catear esta casa que nos han dicho es guarida de cerdos cristeros” Lo amagaron y procedieron a registrar toda la vivienda, destruyendo y robando a discreción, en medio del azoro de los niños.
Por último, el desorden estructural y la carencia de lógica permiten a Quevedo representar el azoro de los seres humanos desprevenidos ante la llegada del Juicio.
¿Sesenta años o mucho más que celebrar? Notas para un azoro en SUÁREZ PONCE, María Guadalupe en 60/40 en 600. Hay mujeres para rato, (Secretaría de Promoción Política de la Mujer, México, 2013), pp.
Campesino espantapájaros, vivir en soledad es tu agonía, sin sentir el canto primavera de pájaros posados en tus brazos de trapo, mustios de abrirse al infinito, porque al ver tu silueta de rechazo, después de sus ojos en azoro, manantiales, volarán entre pánicos.
Moneda espiritual en que se fragua todo lo que sufriste: la piragua prisionera, el azoro de tus crías, el sollozar de tus mitologías, la Malinche, los ídolos a nado, y por encima, haberte desatado del pecho curvo de la emperatriz como del pecho de una codorniz.
Jerezanas, grito y mueca de azoro a las tres de la tarde, por el humor del toro que en la sala se cuela babeando, y está como un inofensivo calavera ante la señorita tumbada en el sofá.
Vueltos a sus regocijos pasionales y olvidados de aquello que ni como simple incidente consideraban, los jóvenes se había emparejado y propulsados por la embriaguez, principiaban a violentarse con mayor ardor y a dejarse ir en pos de sexo pleno. —¿Escuchan?—De pronto, ante el azoro embestidor de Joaquín, Elisa interrumpió soltándose de su amante.