azaroso

(redireccionado de azarosa)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con azarosa: apero

azaroso, a

1. adj. Que tiene muchos riesgos o percances ha sido el viaje más azaroso de su vida. agitado tranquilo
2. Que siente miedo o turbación. temeroso

azaroso, -sa

 
adj. Que tiene en sí azar o desgracia.
Turbado, temeroso.
Traducciones

azaroso

fortuit

azaroso

zufällig

azaroso

偶然

azaroso

losowe

azaroso

随机

azaroso

隨機

azaroso

náhodné

azaroso

สุ่ม

azaroso

ADJ
1. (= arriesgado) → risky, hazardous; [vida] → eventful
2. (= malhadado) → unlucky
Ejemplos ?
Esa evocación inconsciente me entristeció. De aquella última noche azarosa conservo lúcida memoria. Los músicos desgarraron una pieza que en la pizarra tenía el nombre de "Kiss-me" En el ambiente vulgar, la melodía onduló el ritmo trágico y lejano.
Arqueles Vela brinda la muestra a la poesía juvenil, en Poemontaje, donde fluye toda la experiencia de quien ha vivido con intensidad, siglos de placeres y dolores y que ha descubierto, después de una existencia azarosa, pero positiva; después de recorrer todos los caminos, todas las sendas; después de intentar todas las experiencias, todas las realidades y de inventar todos los sueños, que el ser auténtico de la humanidad está en el amor, en la más amplia y sublime de sus acepciones, que es fe en la sustancia buena y noble del hombre.
Nunca se llega tarde a ningún sitio, jamás se nace ni se muere cinco minutos antes, y todos los puertos son seguros tan pronto como se rinde en ellos la más azarosa y difícil singladura.
El azar es el íntimo ritmo del mundo, el azar es el alma de la poesía. ¡Ah, mi azarosa Eugenia! Esta mi vida mansa, rutinaria, humilde, es una oda pindárica tejida con las mil pequeñeces de lo cotidiano.
Lo cierto que pudiera haber en estas murmuraciones nadie pudo nunca decirlo, porque la verdad era que don Dionís tuvo una vida bastante azarosa en su juventud, y después de combatir largo tiempo bajo la conducta del monarca aragonés del cual recabó entre otras mercedes el feudo del Moncayo marchóse a Palestina, en donde anduvo errante algunos años, para volver por último a encerrarse en su castillo de Veratón con una hija pequeña, nacida sin duda en aquellos países remotos.
La naturaleza y sus aspectos influyen profundamente en la mente humana: cuidar las mansas ovejas en la loma verdante inspira ideas de paz bucólica y de patriarcal tranquilidad al gaucho más bravío; lidiar, al contrario, en los pajonales, con el ganado arisco; rozarse, a cada rato, con pura gente de avería; disputar a la inundación, durante meses, las haciendas amenazadas de muerte, flacas, hambrientas, acaba por exacerbar al hombre más sufrido y más paciente. Los Morales volvieron, allí, rápidamente, a la vida azarosa de sus antepasados.
Cualquiera entiende que la prudencia de don Juan tuvo muchas ocasiones de ejercitarse en época tan azarosa, y el haber salido ileso de ella prueba suficientemente sus condiciones de sagacidad y su diplomacia admirable.
Las revoluciones, que han dejado apenas a los reyes tiempo para serlo, han venido después a dar a ese ejercicio el último golpe de cachete; los sotos se han descuidado, las costumbres extranjeras se han introducido, y los teatros, los bailes, los cafés, el juego, los clubs y los periódicos han sustituido enteramente a aquella azarosa distracción.
La Virgen Dolorosa en su camarín, casi perdida entre las ricas preseas y la flora de papel dorado. Antes de principiar la misa se perfila en la puerta mayor la figura atlética y azarosa del negro espolique.
y aun la esbeltez del cuerpo, la estudiada colocación del cabello, la bien tajada y picuda barba, protestaban contra los estragos prematuros de la edad o de la vida desastrada y azarosa, revelada no solo en los desperfectos físicos, sino muy principalmente en la voz, tan extinguida, que desde las butacas apenas la podíamos apreciar; tan empañada y blanca, que parecía voz de hombre que canta con residuos de una cucharada de gachas atravesadas en el gaznate.
Después de la noche azarosa no le había vuelto a ver, y ahora estaba frente a mí sonriendo y mirando como de costumbre a todos lados.
Las propiedades y personas de los ciudadanos se han visto expuestas al pillaje, o por lo menos, en una situación azarosa, de que es justo y debido ponerlas a cubierto.