azagaya

azagaya

(Del beréber az-zagaya, venablo, lanza.)
s. f. MILITAR Arma arrojadiza semejante al dardo.

azagaya

 
f. Lanza o dardo pequeño arrojadizo.
Traducciones

azagaya

SFassegai, javelin
Ejemplos ?
Azagayas bicónicas. Caracterizado por puntas de azagaya de hueso con largo bisel, a veces con surco. Azagayas macizas de bisel largo y liso y azagayas con ranuras laterales.
A consecuencia del ataque zulú, murió la mayor parte de la gente acampada en Moordspruit. Durante ese ataque, Johanna van der Merwe, una mujer bóer, recibió veintiuna heridas de azagaya, pero sobrevivió.
C.): ayuda, asistencia, dádiva, ofrenda lanza, pica, flecha, jabalina, aguijada, azagaya, alabarda, puya, asta En el Majabhárata (texto épico-religioso del siglo III a.
Dingane se convirtió así en el monarca del Reino Zulú, heredando con ello un ejército eficaz y un inmenso imperio conquistado a golpe de azagaya y con unos dos millones de víctimas.
Anteriormente al rey zulú el arma principal de las tribus sudáfricanas era una lanza larga, arrojadiza y con punta de metal, llamada azagaya, las batallas se limitaban al lanzamiento de esta arma y rara vez había combate cuerpo a cuerpo, por lo que no moría mucha gente.
Reeditado por editorial Azagaya (1995), y por Padilla Libros y Editores de Libros, (2008) Las ordenanzas municipales de la ciudad de Jerez de la Frontera.
De todos modos, la tendencia en la historia militar ha sido la de producir armas especializadas, ya fuesen muy ligeras (como jabalinas, venablos o pilums) o relativamente pesadas (como las lanzas usadas habitualmente en la infantería o en la caballería, o las picas, lanzas muy largas usadas por la infantería) El origen de las armas de asta es remoto: baste con considerar la estrecha relación entre la azagaya y el cuchillo de pedernal de la Edad de Piedra, que condujo al desarrollo de muchos tipos de armas (lanzas, alabardas, berdiches, hachas de guerra, etc.).
A medida que se extendió el uso de la espada y el escudo, la lanza, arma originariamente versátil, apta tanto para el combate cuerpo a cuerpo como para el lanzamiento, desarrolló dos formas distintas de arma: el arma enastada de combate, pesada y apta para ampliar el campo de acción del combatiente; y la jabalina, evolución de la azagaya primitiva, concebida para ser utilizada como proyectil.
Después de un plazo de treinta y tres días para que se atendieran esas exigencias, si no eran satisfechas, los feciales invocaban a Jano, abrían las puertas de su templo, invocaban después a todos los dioses del cielo y del infierno y declaraban la guerra arrojando una pequeña lanza o azagaya de hierro al territorio enemigo.
La entrada al monumento se realiza a través de una puerta de hierro forjado con forma de azagaya, tipo de arma tradicionalmente usada por los zulúes.
Para que funcione el viaje lo deberá realizar un descendiente genético de los habitantes de Cantabria, Wlader, obrero siderúrgico, quien rememora así la descripción que sus antepasados hacían de su patria primigenia: Iniciado el viaje temporal, Wlader recaba en la prehistoria, donde no haya eucaliptos ni koalas pero está a punto de ser devorado por un oso, es atacado por un jabalí, aprende a usar una azagaya (más o menos) y se enamora de la vida de los lugareños cazadores/recolectores, porque no tienen que trabajar.
Cuentan que iban sentados a la mujeriega en sus sillas de montar, hablando de la guerra que hacen en el bosque las serpientes al león, y de una mosca venenosa que les chupa la piel a los bueyes hasta que se la seca y los mata, y de lo lejos que saben tirar la azagaya y la flecha los cazadores africanos...