azafrán


También se encuentra en: Sinónimos.

azafrán

(Del ár. az-za'faran.)
1. s. m. BOTÁNICA Planta iridácea con estigmas de color rojo anaranjado.
2. BOTÁNICA Estigma de esta planta, empleado como condimento y para teñir de amarillo.
3. ARTE Color amarillo anaranjado reflectante, que se saca del estigma del azafrán.
4. azafrán bastardo o romí BOTÁNICA Alazor, planta anual compuesta.
NOTA: Nombre científico: (Crocus.)
NOTA: También se escribe: zafrán

azafrán

 
m. bot. Planta herbácea de la familia iridáceas (Crocus sativus), de bulbos sólidos y estilos fitiformes. Estigma de esta planta. Se usa para condimentar manjares y para teñir de amarillo.
mar. Madero exterior que forma parte de la pala del timón.
pint. Color amarillo anaranjado.

azafrán

(aθa'fɾan)
sustantivo masculino
1. botánica planta iridácea con estigmas anaranjados usados para condimento arroz con azafrán
2. coloración amarillo anaranjada como la del azafrán remera color azafrán

azafrán


abreviación
que tiene color amarillo anaranjado vestido azafrán
Sinónimos

azafrán

sustantivo masculino

azafrán bastardo sustantivo masculino alazor, cártamo, cártama.
Traducciones

azafrán

saffron, crocus

azafrán

açafrão

azafrán

šafrán

azafrán

safran

azafrán

Safran

azafrán

σαφράν

azafrán

sahrami

azafrán

safran

azafrán

šafran

azafrán

サフラン

azafrán

사프란

azafrán

saffraan

azafrán

safran

azafrán

szafran

azafrán

шафран

azafrán

saffran

azafrán

ผงสีเหลืองอมส้มทำจากดอกโครคัส

azafrán

safran

azafrán

cây nghệ tây

azafrán

藏红花

azafrán

Шафран

azafrán

זעפרן

azafrán

SMsaffron
Ejemplos ?
Su vestido, tejido del más delicado lino, era tornasolado, presentando en sus cambiantes la blancura del lirio, el oro del azafrán y el encarnado de la rosa.
Un mono con casquete bordado, vestido con una cota frigia de color de azafrán, representaba el joven pastor Ganimedes y sostenía una copa de oro.
Y esto lo dice el periodista porque presume, o sabe, o quiere hacer creer que concurrieron a los salones espléndidos de la encantadora marquesa del Rábano o de la Colifor, la seductora baronesa de la Ortiga, la adorable condesa del Pámpano, las hechiceras señoritas de Azafrán, la interesante viuda de Mogol, el opulento banquero Potosí, el ilustre diplomático vizconde del Tornasol, el mimado poeta Aljófar, el lisonjero folletinista que lo cuenta, Jarabe, y el artista sublime más en boga en el regio coliseo, si de Madrid se trata.
, Traducción de Ana Pérez Vega - - - - - - - - - - - - - - - De ahí por el inmenso éter, velado de su atuendo de azafrán, se aleja, y a las orillas de los cícones Himeneo tiende, y no en vano por la voz de Orfeo es invocado.
Primeramente ella tenía los cabellos muy largos, derramados por el divino cuello y que le cubrían las espaldas; tenía en su cabeza una corona adornada de diversas flores, en medio de la cual estaba una redondez llana a manera de espejo, que resplandecía la lumbre de él para demostración de la Luna de la una parte, y de la otra había muchos surcos de arados torcidos como culebras y con muchas espigas de trigo por allí nacidas; traía una vestidura de lino, tejida de muy muchos colores: ahora era blanca y muy luciente, ahora amarilla como flor de azafrán...
Las casuchas se tocaban, y era tan reducido el espacio que mediaba entre una hilera y la de enfrente, que en verano solían tender una cuerda desde un tenducho al opuesto; toda la calle olía a pimienta, azafrán y jengibre.
A lo largo de cobertizos de bambú se veían hileras de viejas lavando azafrán; más allá, junto a un muro gris de piedras y de adobes, tres ancianos de turbante tra-bajaban frente a un telar.
Por eso, al caer en manos de Azafrán, el astuto, el mapa de su localización, pensó reunir a diversos intrépidos que lo siguieran para que lo ayudaran a rescatar el arca de plata que contenía el ambicionado tesoro.
Ellos no podían sospechar que Azafrán pensaba traicionarlos y envenenarlos al brindar por el hallazgo, una vez encontrado el objeto de su búsqueda y ubicado en sitio seguro.
4 y 7) vio vestidos a los fieles.” “Avicena, In 2 canone et libro de Viribus cortis dice que el azafrán tiene la propiedad de ensanchar el corazón.” “Si creemos a Herodoto y Pompeyo; pero Temistocles...” De todo esto, se concluye que el espíritu rabelesiano tomó elementos de tres grandes fuentes que lo conformaron: los autores griegos y latinos; los autores bíblicos; el francés Villón, poeta de intensa vida con rasgos irónicos en su obra.
Siguiendo la acera que bordea cada calle de Pompeya, y proporciona a los ingleses la comodidad de tal invención, Octavien se encontró frente a frente con un apuesto joven, aproximadamente de su edad, vestido con una túnica de color azafrán, y cubierto con un manto de fina lana blanca, suave como la cachemira.
Era un espectáculo admirable el de las bellas togas y los amplios mantos blancos bien plegados que se exhibían en las primeras gradas y contrastaban con los atuendos variados de las mujeres, situadas arriba, y las capas grises de la gente del pueblo, relegada a los bancos superiores, junto a las columnas que sostienen el tejado, y que dejaban ver, por los intersticios, un cielo de un azul intenso como el campo de una panatenea; una fina lluvia de agua aromatizada de azafrán caía de los frisos en gotitas imperceptibles, y perfumaba el aire refrescándolo.