azadón

(redireccionado de azadones)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con azadones: azada, hoces

azadón

1. s. m. AGRICULTURA Azada con la plancha algo curva y más larga que ancha.
2. azadón de peto o de pico Herramienta con mango de madera y dos puntas opuestas, una aguzada y otra en corte estrecho. zapapico

azadón

 
m. Instrumento que se distingue de la azada en que la pala es algo curva y más larga que ancha.

azadón

(aθa'ðon)
sustantivo masculino
herramienta de pala alargada y curva usada para cavar azadón con mango anatómico
Traducciones

azadón

hoe, mattock

azadón

houe

azadón

zappa, zappone

azadón

schop

azadón

мотика

azadón

azadón

azadón

Hoe

azadón

מעדר

azadón

azadón

괭이

azadón

Hoe

azadón

SMlarge hoe, mattock, pickax (EEUU)
Ejemplos ?
La estancia también la había dotado con herramientas de diversas clases: azadones, hachas, azuelas, barrenos y gubias, que totalizaban: 14 aperos o piezas menores de labranza.
El descubrimiento del primer pim permitió que se pudiera hacer una mejor traducción del pasaje bíblico de 1 Samuel 13, 21: " Y el precio era un pim por las rejas de arado y por los azadones, y la tercera parte de un siclo por afilar las hachas y por componer las aguijadas ".
¡Con qué alegría no irían todos a guarecerse dejando palas y azadones, a la tienda de campaña, llena de curiosidades, del maestro!
¡Ánimo! Y los azadones, las palas, los picos, tenían vértigo... Ya se escuchaba el llamamiento angustioso, como si lo pronunciasen al lado de los trabajadores.
Se llamó a los labriegos de las comarcas vecinas y todos, a la hora del crepúsculo, se lanzaron al palacio armados de piedras, picas y azadones.
Allí estaba el coche, el coche de la hacienda, un viejo carruaje de trompa, que inclinaba su techo lustroso como un lomo de barata; los arneses colgaban de algunos ganchos en la pared enlucida, y en todos los rincones se amontonaban chuzos de varios tamaños, palas, azadones, arados, cultivadoras y echonas gastadas y mohosas.
Al frente de los cincuenta más bravos de sus hombres de armas, y acompañado de personas de las de más calidad del país, invadió en son de guerra el no lejano monasterio de San Martín, y desoyendo los ruegos y protestas de los religiosos, mandó á su gente romper con picos y azadones la bóveda del venerando sepulcro.
No fueron estos padres los que engendraron la juventud que tiñó los mares con la sangre cartaginesa y venció a Pirro, al poderoso Antíoco y al cruel Aníbal, sino la prole varonil de rústicos soldados, diestra en remover la tierra con los azadones sabelios, que, obediente a la voz de sus severas madres, cargaba con los troncos de leña, cortados en la selva, cuando el sol prolongaba Ias sombras de los montes, hacía desuncir los bueyes cansados, y fugitivo en su carro traía las horas plácidas del reposo.
Niños, hombres y mujeres, con sus azadones, con sus mulas, con sus yuntas, y algunos con sus tractores, salen a sembrar o a recolectar los tesoros vegetales de la tierra.
Y porque mandé á mis sirvientes que cavasen, en cuanto empezaron á cavar fuí castigado por la divina justicia, hasta el punto de que quedé ciego, y mis soldados que estaban libres de culpa, habiendo empezado á cavar la tierra con los azadones, perdieron también la vista.» Lo demás del documento está conforme, en su latín bárbaro, con la narración pintoresca de los modernos escritores: «Tunc optuli corpus meum et quantum habui in Leuana Sancto Toribio et tibi Hopila, abbati, et clericis ibidem Deo seruientibus; videlicet, ofero et concedo ecclesiam Sancta Maria de Fleuenia.....
Barruntaron la cosa estos ambos ladrones, Movieronse de noche con sennos azadones, Desquizaron las puertas, buscaron los rencones, Bien entendien que era la çiella sin varones.
Fue con los azadones la çerraia rancada, Desquizadas las puertas, la eglesia robada, De quanto que y era non remaneçió nada: Façien grant sacrilegio por ganançia delgada.