azacán

azacán, a

(Del ár. as-saqqa', aguador.)
1. adj./ s. Que realiza trabajos humildes y penosos.
2. s. m. Persona que transporta o vende agua. aguador

azacán, -cana

 
adj.-s. Que se ocupa en trabajos humildes y penosos.
m. Aguador (que vende agua).
Traducciones

azacán

/ana SM/Fdrudge, slave
estar hecho un azacánto be worked to death
Ejemplos ?
Pocos años después, el único mozo que sobreviviría fue el mozo de estación, circunscrito al espacio delimitado por el ferrocarril, con la exclusiva misión de llevar los bultos desde el tren al taxi o la puerta de la estación por una pequeña propina. Azacán Mozo Porteador Recadero Consultado en marzo de 2015
La figura del aguador, posible heredera de la Hispania romana y clara continuación del oficio de azacán contemporáneo de la presencia musulmana en la Península Ibérica, ha dejado un amplio mosaico de imágenes en el arte, ejemplos en la literatura y reglamentaciones municipales.
¡Comed y bebed por dos maravedís!" El aguador o 'azacán de carretillo' usaba un pequeño carro de madera con una o dos ruedas y dos patas de apoyo que lo estabilizaban cuando se detenía a descansar o servir a los sedientos.
En cualquier caso el agua mineral envasada ha revolucionado este pequeño gremio con siglos de antigüedad. Azacán Aguadores de Madrid Alfarería de agua
Azacán es el nombre de origen árabe que recibían los porteadores de agua que se servían para ello de una caballería o un carro de manos.
También, por extensión del término, se llamó azacán a determinado tipo de odres de cuero, usados para transportar y conservar líquidos.
A éste lo describió Galdós en la primera serie de los Episodios Nacionales, cuando en La Corte de Carlos IV queda dibujado con estas bien ordenadas frases: Aguador Alfarería de agua Azacán Historia del Canal de Isabel II Viajes de agua Libros de Acuerdos del concejo madrileño, 1464-1600, tomo IV (1498-1501).
La variada documentación distingue tres tipo de aguadores que podrían llamarse 'profesionales': los "chirriones", que transportaban el agua en una o varias cubas, sobre carros tirados por mulas o asnos. los tradicionales "cantareros de azacán", con uno o más burros sobre los que se cargaban de cuatro a seis cántaras de agua.
Toledo, la ciudad castellana circundada y casi estrangulada por el río Tajo, guarda en su historia uno de los capítulos más nobles y esforzados del oficio de azacán.
Como adjetivo se aplicaba en general a todo el que hacía "recados de condición humilde o penosa". La voz 'azacán' procede en su origen del árabe clásico «saqqā'» que se transformó en el «assaqqá» del árabe hispano.
Los diccionarios dan ejemplos del uso antiguo de este término que en un sentido coloquial denominaba a alguien muy ocupado en trabajos, negocios o faenas con la frase: "estar hecho un azacán".
Al final del capítulo XX de la Primera Parte del El Quijote, el hidalgo caballero, conversando con su fiel escudero Sancho Panza sobre los diferentes noblezas de los hijosdalgo, describe con estos hermosos párrafos el humilde oficio de 'azacán': Madame d'Aulnoy en sus memorias viajeras por España (Memoires de la cour d'Espagne, Relation du voyage d'Espagne, hacia 1690-91) describe a los 'azacanes' como aguadores que "cargan un burro con varios cántaros grandes y los llevan por la villa.