ayuno

(redireccionado de ayunos)
También se encuentra en: Sinónimos.

ayuno, a

(Del lat. jejunus.)
1. adj. Que no entiende una cosa o no tiene noticia de ella.
2. s. m. Abstinencia de comida, particularmente la que se hace por devoción o por precepto eclesiástico.
3. ayuno natural Abstinencia de toda comida y bebida desde las doce de la noche anterior.
4. en ayunas loc. adv. 1. Sin haber tomado alimento alguno: le mandaron hacerse el análisis en ayunas. 2. Sin saber o comprender cierta cosa: su explicación fue muy críptica, me quedé en ayunas.

ayuno

  (del l. iaiunu < ieiuniu)
m. Acción y efecto de ayunar.
rel. Uso penitencial que consiste en la abstinencia de alimentos durante un tiempo determinado.

ayuno, -na

  (de ayunar)
adj. Que no ha comido.
fig.Privado de algún gusto o deleite.
Ignorante de lo que se habla.
En ayunas o en ayuno.adv. m. Sin haberse desayunado; ignorante de alguna cosa.

ayuno

(aˈʝuno)
sustantivo masculino
acción de no comer ni beber El monje hacía su ayuno al modo de sacrificio.
Sinónimos

ayuno

sustantivo masculino

ayuno

, ayuna
Traducciones

ayuno

jeûne

ayuno

digiuno

ayuno

A. SMfast, fasting
guardar ayunoto fast
día de ayunofast day
B. ADJ
1. (Rel etc) → fasting
2. (= privado) → deprived
estar ayuno de algoto know nothing about sth

ayuno

m. fast.

ayuno

m fast, fasting; glucosa en ayuno ..fasting glucose
Ejemplos ?
Que todo voto ó juramento no lo obligaba á él ni a los suyos; que con él no rezaban las excomuniones; y que le era lícito promiscuar y quebrantar ayunos.
Esta es a la vez una religión de una exuberancia sensualista y de un ascetismo mortificador de la carne, una religión de Lingam Religión de Lingam : culto a la deidad de Siva extendido particularmente entre la secta india meridional de los lingayates (de linga, símbolo de Siva) que no reconoce las diferencias de casta y rechaza los ayunos, los sacrificios y las peregrinaciones.
Verdad es que ayunaba y comía de vigilia siempre que era de precepto, y otras veces por devoción; pero sus ayunos eran pobreza del estómago, que no resistía más alimento, y sus vigilias comer mariscos exquisitos y pescados finos y beber vinos deliciosos.
Habiendo evangelizado aquella ciudad y conseguido bastantes discípulos, se volvieron a Listra, Iconio y Antioquía, confortando los ánimos de los discípulos, exhortándoles a perseverar en la fe y diciéndoles: «Es necesario que pasemos por muchas tribulaciones para entrar en el Reino de Dios.» Designaron presbíteros en cada Iglesia y después de hacer oración con ayunos, los encomendaron al Señor en quien habían creído.
azón, y no poca, tenía el señor Pepe el Cerote para sentirse con la boca un tantico amarga en el momento en que lo sacamos a relucir, que sabido es que nunca supieron a nadie a azúcar de pilón, ayunos de los que nada tienen que ver con los que la Iglesia impone, y la mañana a que nos referimos en vano exploraron los ojos de nuestro ya casi caduco protagonista los rincones donde, cuando el día anterior había tenido el matrimonio algo con que hacer por la pícara existencia, solía encontrar también algo en que emplear, de modo gratísimo, sus desdentadas encías.
Rabelais propugna un retorno de la vida a las leyes naturales: nada de ayunos, nada de casticidad, nada de votos perpetuos (los religiosos y religiosas de Theleme pueden desposarse honestamente y abandonar la comunidad cuando lo deseen); pero, al mismo tiempo, afirma la exigencia del trabajo intelectual: los telemitas, hombres y mujeres, representan un pequeño muestrario: saben leer y escribir, cantar y hacer música, hablar cinco o seis lenguas, componer en prosa y en verso y alternar sus recesos con los estudios, disfrutando del modo más sabio de su absoluta libertad.
Después de ensayar con varios oficios, vino a parar en planchadora de parroquianos pobres; que para ricos no alcanzaban sus habilidades. Faltábale trabajo con frecuencia, y entonces eran los ayunos al traspaso.
La niña trocó sus galas por el severo traje religioso; la novicia, sin libertad de palabra ni de acción, empezó la vida de convento resignada y acaso indiferente; martirizó su cuerpo con ayunos y penitencias, y pasó casi todas las horas dedicada a las oraciones.
Estaba también allí Ana, profetisa, hija de Phanuel, de la tribu de Aser; la cual había venido en grande edad, y había vivido con su marido siete años desde su virginidad; 37. Y era viuda de hasta ochenta y cuatro años, que no se apartaba del templo, sirviendo de noche y de día con ayunos y oraciones.
Lo mismo Brujo Lunar y su esposa la Mansión de los Guacamayos. Fueron ayunos en la obscuridad, en la noche. Grande su tristeza cuando estaban en la montaña ahora llamada De la Consulta, en donde los dioses les hablaron otra vez.
Y así mismo que os absuelva de los votos y de cualquiera juramentos, aunque hayan dimanado de la Iglesia, que hubiereis hecho; y también de las transgresiones de los ajenos, conmutándoos las penitencias que hubiereis omitido en el todo ó en parte, y también dichos ayunos, en alguna limosna según tu devoción y la de los referidos; come, también de las censuras por manos violentas pueslas en cualquiera persona eclesiástica, como no sean Obispos y oíros superiores á ellos; y también de los perjuicios de los homicidios mentales ó casuales, del adulterio, del incesto y de la fornicación, de estupro sacrilego, y de los restos y manchas de las lisuras, de la rebeldía, é inobediencia contra los superiores.
En las lecciones de liturgia, moral y derecho canónico que se explican a los estudiantes de teología, no dejen de tocarse aquellos puntos que más especialmente se refieren a los principios fundamentales y las reglas de la música sagrada, y procúrese completar la doctrina con instrucciones especiales acerca de la estética del arte religioso, para que los clérigos no salgan del seminario ayunos de estas nociones, tan necesarias a la plena cultura eclesiástica.