avisador


También se encuentra en: Sinónimos.

avisador, -ra

 
adj.-s. Díc. de la persona que se ocupa en llevar avisos de una parte a otra.
Sinónimos

avisador

, avisadora
sustantivo
Traducciones

avisador

A. SM (= timbre) → electric bell (Culin) → timer
avisador de incendiosfire alarm
B. SM/F
1. (= informante) → informant; (= mensajero) → messenger; (= denunciador) → informer
2. (Cine, Teat) → programme seller
Ejemplos ?
SERAFÍN. CALIXTO. RUPERTO. TORIBIO. EL AVISADOR del teatro. EL RECIBIDOR de entradas. UNA AGUADORA. UN MANCEBO de confitería. Hombres y mujeres que asisten al teatro.
Dentro de una hora quedará todo esto en silencio; a las tres de la mañana recorrerá la calle el avisador gritando: «¡apuya!», y se levantarán los pescadores y se harán a la mar sobre sus lanchas, a robarle, con frecuente riesgo de sus vidas, el sabroso pez que tú puedes comer al mediodía, y que, de fijo, comerás, sin parar mientes en los ímprobos trabajos que ha costado llevarle hasta la plaza donde tu cocinera le adquiere regateándole cuarto a cuarto.
¡Pues siento no haberla visto! (Vuelve a retirarse al foro.) DICHOS, EL AVISADOR de la Compañía. AVISADOR Señor don Eleuterio: de parte de la Empresa, que mañana a las doce se pasa por papeles su drama de usted.
Los sucesos los han justificado, y su marcha honrosa los ha puesto en el buen lugar de que quieren arrojarles el egoísmo y la mezquindad: En la publicación de mi carta se divisa también el intento de hacerme aparecer inconsecuente; porque los editores del Verdadero Liberal, me atribuyen sin duda, como otros muchos, casi todos o todos los artículos que se han publicado en el Avisador, de Valparaíso.
Recuperé los efectos a la misma tarifa que la vez anterior, descontando el diez por ciento en concepto de uso de la escalera de mano, que era mía, y al día siguiente mandé llamar otra vez al experto, el cual conectó a la alarma el tercer piso a cambio de otros trescientos dólares. Para entonces el «avisador» alcanzaba ya dimensiones impresionantes.
Sí, yo me limitaba a levantarme tranquilamente, una vez que el timbre me había lanzado de un lado a otro de la casa, inspeccionaba tranquilamente el avisador, tomaba nota de la habitación indicada y luego desconectaba tranquilamente del sistema esa habitación.
Banco corresponsal: según la responsabilidad que tenga, se llamará banco pagador si debe entregarle dinero a la vista al beneficiario contra el cumplimiento de sus obligaciones (pago a la vista), banco negociador si estuviera encargado de descontar letra/s al beneficiario contra el cumplimiento de sus obligaciones (pago diferido), banco aceptador si acepta la/s letra/s del beneficiario para pagárselas al vencimiento o banco avisador si solo actúa notificando al beneficiario de la apertura del crédito a su favor.
Los usos y costumbres hacen que el banco corresponsal pueda investir la figura de más de un sujeto, por tener responsabilidades diferentes (por ejemplo, puede ser banco avisador y banco negociador a la vez).
Una cuenta firmada por el compositor referente a las funciones que se celebraron los días 10, 13 y 30 del mes del estreno, copiada íntegramente por José Subirá en su estudio, nos permite evaluar el coste de las representaciones: los elementos meramente musicales (orquesta de foso y de escenario, coro masculino y femenino, apuntadores, comparsas, pajes, avisador y copistas) ascendieron a 140.511 reales; a lo que hay que añadir los trajes encargados al sastre de la Ópera de París, Mr.
Sus principales trabajos, aparecerán en la revista literaria El Guadalhorce, si bien publicó también en cabeceras como la Revista Pintoresca del Avisador Malagueño, y los periódicos moderados Diario Español y La España, ambos editados en Madrid.
320i igual al 320i Europeo con motor M10 2.0i, pero con algunas variaciones típicamente estadounidenses en el motor como es el catalizador y en la carrocería dependiendo de las leyes del estado, como parachoques federales, luces laterales traseras de posición y avisador/zumbador de no llevar el cinturón de seguridad abrochado.
Pero el alma del periódico fue Rafael Almazán Martín, que partiendo de su formación de cajista de imprenta trabajó en varios periódicos anteriormente: El Avisador, El Correo de Murcia, El Vulcano y El Telegráfo; aunque La Paz fue al que dedicó todos sus esfuerzos cerrando poco después de su muerte.