aventurero


También se encuentra en: Sinónimos.

aventurero, a

1. adj./ s. Que busca o vive una vida de aventuras fue una mujer aventurera de vida singular.
2. Que se gana la vida o se enriquece con medios ilegales.
NOTA: También se escribe: venturero

aventurero, -a

 
adj.-s. Que busca aventuras, que vive una vida de aventuras.
Que entraba voluntariamente en la milicia y servía a su costa al rey.
Díc. de la persona que por medios reprobados trata de conquistar, en la sociedad, un puesto que no le corresponde.
adj. (Cuba.) y (Méx.) Díc. del fruto que se produce fuera de su estación.
(Méx.) Díc. del trigo que se siembra en secano.
m. f. El que sin obligación va a vender cualquier género a algún lugar.
m. (Méx.) Mozo que se alquilaba ocasionalmente para conducir animales.

aventurero, -ra

(aβentu'ɾeɾo, -ɾa)
abreviación
1. individuo que disfruta de las situaciones riesgosas turista aventurero
2. individuo que subsiste usando medios ilegales o inapropiados comerciante aventurero
3. cosa que es típica de las personas arriesgadas corazón aventurero
Sinónimos

aventurero

, aventurera
adjetivo y sustantivo

aventurero:

temerariooportunista, vividor, intrigante, aprovechado, trotamundos, atrevido, arriesgado, osado, caradura,
Traducciones

aventurero

avventuriero

aventurero

Abenteurer

aventurero

aventurier

aventurero

مغامر

aventurero

冒险家

aventurero

冒險家

aventurero

dobrodruh

aventurero

eventyrer

aventurero

הרפתקן

aventurero

모험가

aventurero

äventyrare

aventurero

/a
B. SM/Fadventurer/adventuress
C. SM (Mil) → mercenary, soldier of fortune (pey) (= arribista) → social climber
Ejemplos ?
El heredero de adelantados y virreyes puede ser soldado sin nombre en una legión de desesperados y de bandidos; puede ser aventurero en tierras vírgenes, matando para vivir; puede hasta presenciar impávido el naufragio de su nombre y su historia ante la mesa de un tribunal...; ;pero vivir de la compasión de los amigos!...
Esto llevó al colmilludo aventurero Miguelón de Zevacó a intentar penetrar en los secretos de aquella edificación que desde hacía siglos, por lo menos desde el comienzo de la Edad Media, se hallaba abandonada en la cordillera de los Alpes, en medio de un paisaje conífero espléndido.
Ruy Godoy, nacido en Acambay, México, había descubierto en sus andanzas de aventurero, un libro incunable muy antiguo que hablaba de un tesoro enterrado en los bosques de India.
No miró siquiera a la fachada de su casa, así es que no sospechó que un hombre, el mayor de sus enemigos entonces por lo mismo que la amaba y estaba celoso, conocía el proyecto de su fuga del hogar paterno donde era tan querida, con un aventurero sin nombre y sin fortuna.
Nuestro aventurero, que durante la travesía había logrado reducir a monedas la mitad de los regalos que sacara de Potosí, comisionó en el acto a sus criados pan que llevasen epístolas a los curatos vecinos; y desembarazado así de testigos importunos, él y sus dos familiares se hicieron humo, poniendo (dice el ilustre Villarroel) tan en salvo su persona y su dinero, que hasta hoy (1656) no se ha vuelto a saber de él.
De espíritu aventurero, soñaban con alguna comarca virgen, que no hubiese todavía sido manoseada, y atraídos, desde su tierra árida y fría, por la seductora antítesis de la exuberancia tropical, pensaron en hacer tostar por el sol ardiente de la América meridional sus rubicundas caras enrojecidas por los vientos helados de los montes Grampians.
No sé si hasta se ha casado con otra mujer. Se ha hecho un aventurero, un jugador, un tunante. Le acabas de ver tal como está ahora; pero era un hombre excelente cuando yo me casé con él --dijo mi tía, cuya voz contenía todavía algo de su admiración pasada-, y como era una pobre loca, le creía la encarnación del honor.
Y tal vez en tu ventana, Ceñida la sien de flores, Verás nuevos amadores Venir de tierra lejana: Y en cansado palafrén, Mal vestido el roto acero, Vendrá algún aventurero Á darte obsequio también; Mientras yó, el primer amante, En esta arena distante, Lloro mi bella inconstante, Lloro mi perdido amor… Tus caricias quqe pasaron Como cierzos que bramaron, Como soles que secaron Una solitaria flor.
En 1538 era ya el aventurero Juan de Barbarán todo un personaje, como que investía el grado de capitán, era regidor en el cabildo de Lima y poseía una de las principales encomiendas en el fértil valle de Chicama.
El aventurero quedó sorprendido y sólo vio que un librillo caía como hojas flotantes entre un estribillo deliciosamente musical que decía: La vida es un folletón de aventuras.
VII Hernando Machicao He aquí un tipo de ferocidad y cobardía, un aventurero sin Dios y sin ley. Parece que vino al Perú en 1531 y que fué á establecerse en el Cuzco, donde era regidor cuando el Ca- bildo reconoció la autoridad de Almagro el Viejo.
Este palacio lo construyó un francés aventurero que recaló en Madagascar huyendo de sus crueles deudores, y de quien me contaron extraordinarias anécdotas; pero dejémoslas para otro día.