autora


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con autora: aurora, atora
Traducciones

autora

auteur

autora

autrice
Ejemplos ?
Barrera, Virgilio J. Mendoza, Archivos Públicos después de la invasión, Apuntes diversos de la Autora. MACHALA, a 22 de Mayo de 1.964 CLARA P.A.
Ninguno copiaba modelos gastados o envejecidos; pues la Naturaleza, ese monstruo que, según la Bruyere, goza en devorarse a sí mismo, no envejece nunca y en cada nuevo sol, la autora, el océano, la soledad imponente de los bosques, las maravillas del cielo, sereno o tempestuoso, los crepúsculos, el canto de las aves que convierten en arpas los árboles, el volcán con sus nieves eternas, las montañas con sus ventisqueros pavorosos, y las llanuras con alfombra de mieles cuajadas de espigas, todo cuanto decora y puebla nuestra vivienda universal, parece que nace en las montañas para esconderse y dormir bajo el manto estrellado de la noche.
Todos son escogidos por personas de la primera literatura y gusto que me han hecho favor de darme sus listas, entre los cuales se encuentran mis conocidos con quienes me visito, Destutt de Tracy, Grégoire, Jullien, Say, Degerando, y mi tertuliana la princesa de Salm, insigne poetisa y autora, Warden y otros.
La inferior será cortada en dos partes iguales, verticalmente, de las cuales, la que se encuentra junto al asta será de color rojo y la otra de color, Verde.- En la faja blanca se distinguirán tres estrellas azules, significando las parroquias del Cantón." NOTA: La Autora de la presente Monografía hace la siguiente Aclaración “Al momento de expedirse la Ordenanza que antecede, el Cantón Machala contaba únicamente con las Parroquias de Machala, Puerto Bolívar y Guabo, representadas en las tres estrellas de la Bandera.
A poco más se cree la viuda de Hojeda autora de la muerte de su marido, al cual adoraba, teniendo altísima idea de su valer, y, naturalmente, sin entender, ni aun por el forro, en qué consistía; cierto que lo mismo nos sucede a los demás...
Toda persona tiene derecho a la protección de los intereses morales y materiales que le correspondan por razón de las producciones científicas, literarias o artísticas de que sea autora.
bríllenme por siempre las estrellas en un cielo tan puro como ahora, y a la alta mano de mi ser Autora puédame yo elevar, viéndola en ellas.
De ella parten también, los mismos formadores de la partidocracia actual, autora del proceso destructivo nacional; cuyos integrantes hoy reclaman por las autonomías departamentales, luego de empoderarse política y económicamente, con las dictaduras centralistas de René Barrientos Ortuño, Hugo Banzer Suarez y Luis García Meza, por ejemplo, y, luego, en todos los gobiernos democráticos.
El joven encontró maravilloso favor a los ojos de la madre; la caldera de cobre parecía silbar una agradable nota de bienvenida en cuanto él se acercaba; y si pudiésemos leer las modestas miradas de la hija, mientras estaba sentada cosiendo al lado de su madre, no observaríamos un ápice menos de buena voluntad que en la autora de sus días o en la caldera.
No fué una sabia, no fué un portento de erudición como la pseudo-autora de los tercetos; fué sen- cillamente una poetisa que transparentó siempre, en sus ver- sos, femeniles exquisiteces.— Si México posee una hija mimada de Apolo, el Perú la tuvo antes, se dijeron nuestros antepasa- dos: y por esta razón de pueril vanidad patriótica no hubo, en los tiempos de la colonia, quien, sin prejuicios y con áni- mo sereno, acometiera la investigación.
Y que Mexía se hizo cómplice en la mixtificación, no cabe dudarlo; pues, aparte de que mucho debió engreírlo el ser objeto del encomio de una dama, estampa socarrona- mente que la autora de los tercetos es una señora principal de Lima, muy versada en las lenguas toscana y portuguesa, cuyo nombre calla por justos respetos.
Palabra bien corta, pero de acero, que se clava en el corazón como puñal agudísimo...” Termino esta sencilla aproximación a una autora tan olvidada por la actualidad, pero tan sutil y gratamente recordada por muchos hombres y mujeres que vivieron toda una época de sorpresas, cuando aún se creía en algo, o alguien, nacional.