autoignición


También se encuentra en: Sinónimos.
Sinónimos

autoignición

sustantivo femenino

autoignición (NoRAE):

autoencendido (NoRAE)
Ejemplos ?
Se puede producir la autoignición con cierta probabilidad en materias combustibles sólidas (carbón, biomasa, algodón...), almacenadas en gran cantidad.
Los principales retos a los que se enfrenta su desarrollo consisten en lograr una mezcla eficiente y rápida del combustible y los oxidantes, la prevención de la autoignición, y la integración adecuada con el resto del sistema.
En cuanto a las propiedades físicas del hidroperóxido de cumeno cabe destacar las siguientes: Punto de fusión: -10ºC Densidad relativa (agua = 1): 1.05 Solubilidad en agua: Moderada (1.5 g/100 ml) Presión de vapor, Pa a 20°C: 32 Densidad relativa de vapor (aire = 1): 5.4 Densidad relativa de la mezcla vapor/aire a (aire = 1): 1.0 Punto de inflamación: 79ºC Temperatura de autoignición: 221ºC Límites de explosividad, % en volumen en el aire: 0.9-6.5 Coeficiente de reparto octanol/agua como log Pow: -0.16 Sustancia oxidante fuerte Efectos agudos: pueden ocurrir inmediatamente o poco después de la exposición al hidroperóxido de cumeno.
Cabe destacar que el formaldehído para ser utilizado en medicina debe estabilizarse con metanol, y tenerlo a temperaturas que no superen los 300 grados, ya que a esa temperatura comienza el proceso de autoignición.
Si se calienta el fluido hasta la temperatura adecuada, se llega a un punto en el que el aceite comienza a arder espontáneamente, sin necesidad de acercarle ninguna llama: es el punto de autoignición o punto de autoinflamación, el cual es muy superior a los anteriores.
La producción de oxihidrógeno a partir de la electrólisis se realiza normalmente con placas de acero inoxidable, el cromo es uno de los componentes típicos en cualquier aleación, como en toda electrolisis existe oxidación, el resultado es el tóxico y cancerígeno cromo hexavalente, el cual transforma el cristalino del agua, en una turbia agua color marrón. El oxihidrógeno se quema cuando es llevado a su temperatura de autoignición.
En el interior de las pilas o montones almacenados, el calor desprendido por la oxidación no tiene facilidad para disiparse, por lo que la temperatura aumenta y aumenta la oxidación, hasta que la temperatura llega a la de autoignición.
Si se toman las condiciones normales del entorno, con una presión normal (hPa, es decir, una atmósfera), en contacto con aire (cuyo oxígeno actúa como comburente) puede hablarse de la temperatura de autoinflamación o de autoignición, como la mínima temperatura a la que la ignición de una materia combustible (sólida, líquida o gaseosa) se produce sin fuente externa de calor.
La diferencia entre punto de autoignición y temperatura de autoignición, es que la temperatura puede variar sustancialmente en condiciones del entorno distintas de las normales o ante la presencia de catalizadores como polvo de óxido de hierro; disminuirá en atmósferas ricas en oxígeno o ante presiones elevadas.
En caso de no disponer de ellos se observará que la temperatura de autoignición tiene unos valores superiores a la de ignición y para una mayoría de compuestos se encuentra entre 200 y 700 °C.
l punto de autoignición o punto de autoinflamación es una característica de los materiales inflamables (combustible) que define las condiciones en que se inicia una reacción de combustión en cadena, sin intervención de una fuente externa de calor, y el proceso de combustión continua a partir de ese momento.
Conforme aumenta la temperatura se oxida más rápidamente, y desprende calor más deprisa, hasta que en cierto momento, el calor desprendido hace que la temperatura llegue a un punto en el que se produce la ignición (oxidación violenta) y desde ese momento se mantiene la combustión por si sola. La temperatura alcanzada se llama temperatura de autoignición.