autómata

(redireccionado de autómatas)
También se encuentra en: Sinónimos.

autómata

(Del lat. automaton < gr. automatos, que se mueve por sí mismo.)
1. s. m. TECNOLOGÍA Máquina que imita la forma y los movimientos de un ser animado el museo de autómatas decimonónicos.
2. coloquial Persona débil de carácter, que actúa de forma mecánica o que está dominada por otra.
3. INFORMÁTICA Representación de un algoritmo.

autómata

 
m. ingen. e inform. Instrumento o aparato que encierra dentro de sí el mecanismo que le imprime determinados movimientos. También, la entidad abstracta que se obtiene al prescindir de la naturaleza física y disposición espacial de sus partes, quedando un conjunto de estados no especificados físicamente, entradas de datos o impulsos y salidas de resultados o acciones vinculados por determinadas reglas.
Máquina que imita la figura y los movimientos de un ser animado.
fig.Persona que se deja dirigir por otra.
Sinónimos

autómata

sustantivo masculino 1
robot, androide.
El androide reproduce la forma y los movimientos de un ser animado.
Traducciones

autómata

Automat

autómata

automaton, robot

autómata

automa

autómata

automate

autómata

automaat

autómata

autômato

autómata

إنسان

autómata

automat

autómata

自动机

autómata

自動機

autómata

Automat

autómata

אוטומט

autómata

automat

autómata

SMautomaton, robot
autómata industrialindustrial robot
Ejemplos ?
La ciudad continuará desierta, a todas horas noche. Ni un alma ha de poblarla, solamente autómatas... Autómatas, porque la ciudad está vacía, vacía, vacía, vacía, vacía...
Y, cuando Nuestro Señor se acercó a la puerta de la ciudad, dos autómatas, que estaban fijados a cada lado de la puerta, se pusieron a gritar: ¡He aquí el rey de los reyes, el hijo del Dios invisible y misterioso!
El órgano principal de la catedral es un destacado instrumento, obra de Aristide Cavaillé-Coll en su mayor parte; posee una caja adornada con autómatas.
Para ello, se apoya en la teoría de autómatas, a fin de simular y estandarizar dichos procesos, así como para formalizar los problemas y darles solución.
Retiróse en esto el doctor Sánchez, quien a fuer de experimentado fisiólogo y psicólogo, todo lo había comprendido y calificado, cual si se tratase de autómatas y no de personas, y entonces el Marqués pidió de nuevo a la viuda que le concediese unos minutos de audiencia particular.
Vista desde puntos lejanos la urbe finge hipócrita sosiego, pero mientras poco a poco va uno acercándose a ella, se escucha acrecentándose el estruendo de su murmullo; la violencia de su agitación; la explosión de sus escándalos y quienes los engendran, van sucumbiendo en mezcla desesperada de incomprensiones parlantes, de indiferencias autómatas, de orgías desérticas, de cuentos promiscuos.
Aquí no hay Melisendras, ni Gaiferos, ni moros, ni fortalezas; pero hay mucho pájaro de cuenta que puede dar tanto juego como los autómatas reducidos a polvo por la tizona del heroico manchego.
Ciudad, que fatigante camino he elegido -en mi peor herida- para recorrerte entre tantos autómatas que vagan sus alegres creencias de que viven en su muerte; entre tantos robotes que adorándose se sienten tus innovados ídolos.
Antes de continuar, ¡oh amable lector!, con la historia del desdichado Nataniel, puedo decirte, ya que te interesarás por el mecánico y fabricante de autómatas Spalanzani, que se restableció completamente de sus heridas.
Afuera de mi tumba quedará el esmero del rústico bullicio que los vuelve ciegos y haciéndolos creerse, ¡autómatas!, eternos, no habrán de imaginarse cuando estén más muertos...
Mayordomo hubo, pero no fue Ramón; los criados fueron autómatas con aquella casaca verde de que el difunto duque se burlaba; hubo en el palacio siempre convidados; pero no eran los labradores del contorno, sino señores muy serios poco llanos también.
Muchachuelas de ojos vivaces, tempranamente cínicos, muestran en los rostros malhumorados la exasperación que causa el brusco salto de la libertad a la obediencia, al lado de otras ya resignadas y pasivas, que se mueven como autómatas, con los ojos embelesados y las manos puestas sobre el vientre, cerca de las compañeras más normales que bordan en silencio, haciendo proyectos más serenos para el porvenir, o se aturden moviendo los pedales de las máquinas de coser.