aura


También se encuentra en: Sinónimos.

aura

(Del lat. aura, brisa, soplo < gr. aura.)
1. s. f. culto Viento suave y apacible.
2. culto Soplo, aliento. hálito
3. Fama, admiración que rodea a una persona por determinados méritos se ganó a pulso el aura que lo envolvía. aureola
4. OCULTISMO Resplandor, irradiación luminosa que, según ciertos estudiosos de fenómenos paranormales, desprenden los seres vivos.
5. MEDICINA Sensación física o síquica que anuncia o precede a una crisis de epilepsia o de otra enfermedad.

aura

(Voz indígena de Cuba.)
s. f. ZOOLOGÍA Ave rapaz diurna americana, de color pardo oscuro y cabeza desnuda. zopilote
NOTA: Nombre científico: (Cathartes aura.)

aura

 
f. Viento suave y apacible. Ús. en lit.
fig.Favor, aplauso, aceptación general.
Aliento, soplo.
med. Síntoma premonitorio de un ataque epiléptico.
zool. Ave de la familia catártidos (Cathartes aura); se halla desde el S de Canadá hasta el estrecho de Magallanes.

Aura

 
mit. Nombre de las ninfas aéreas, que personifican los vientos suaves.

aura

('awɾa)
sustantivo femenino
1. halo que rodea a ciertos seres vivos Los colores claros del aura revelan emociones positivas.
2. percepción que irradia una cosa o persona causando cierta impresión aura de misterio
3. aire expulsado cuando se respira Espiraba un aura pura.
4. brisa suave y agradable soplar una aura suave entre los árboles
5. medicina cuadro de síntomas que anteceden a una crisis de epilepsia o histeria El aura es, en muchos epilépticos, el anuncio de las crisis.
Sinónimos

aura

1
sustantivo femenino
1 vientecillo, céfiro*, brisa.

aura

2
sustantivo femenino
Traducciones

aura

aura

aura

Аура

aura

aura

aura

aura

aura

هالة

aura

аура

aura

光环

aura

光環

aura

Aura

aura

AURA

aura

ההילה

aura

オーラ

aura

아우라

aura

Aura

aura

SF
1. (= brisa) → gentle breeze, sweet breeze
2. (= popularidad) → popularity, popular favour, popular favor (EEUU)
3. (LAm) (= pájaro) → vulture, buzzard (EEUU)

au·ra

f. aura, sensation preceding an epileptic attack.

aura

f aura
Ejemplos ?
No quiera Dios que siga los varones que moran nuestras plazas macilentos, de la verdad infames histrïones; estos inmundos, trágicos, atentos al aplauso común, cuyas entrañas son oscuros e infaustos monumentos. ¡Cuán callada que pasa las montañas el aura, respirando mansamente!
Oh, Amastris póntica, y Citoro de los bojedales, para ti esto fue y es conocidísimo, dice la goleta: desde su último origen que estuvo, dice, en la cumbre tuya, que imbuyó sus palas en la superficie tuya, y que de ahí, a través de tantos impotentes estrechos, a su amo llevó, izquierda o derecha llamara el aura, o si Júpiter a la vez, favorable, incidiera sobre uno y otro pie, y que ningunos votos a los litorales dioses por ella fueron hechos, aunque llegara desde un mar novísimo a este hasta el fin límpido lago.
Deslizándose en silencio Por su superficie rústica Viene á estas horas bajando Una sombra lenta y muda. Aparicion que nacida En alguna grieta inmunda Vaga de una en otra peña Sobre el aura que la empuja.
Ella en sus pensamientos embebida De su propio aislamiento se olvidaba, Y aura estremeciéndole atrevida Los ligeros adornos, Conque cubierta su beldad llevaba Sus puros y bellísimos contornos Descubria á traicion cuando pasaba.
(72) ¡Espíritus sin cuerpo Que en medio las tinieblas Estremeceis el aura Con misteriosa voz; Contadle las que apiña Desapiadadas nieblas Sobre su triste vida La tempestad veloz!
Y si la flor por acaso Crece en un áspera piedra En un carcomido muro, O de un tronco en una grieta Y alli libre y encumbrada Su forma al aura presenta (82) Y la estremece vagando Sutil el aura y risueña..., ¡Oh!
Y el hombro torneado, Y el transparente cuello, Y el pecho entre los rizos mal velado De su rubio cabello Por la espalda y los hombros destrenzado, Y sus menudos pies mal escondidos Entre los pliegues de la suelta falda Deshechos á los soplos atrevidos Del aura licenciosa, Todo sin gran pesar lo descubria La vista cuidadosa De un viejo peregrino que subía Por la empinada cuesta trabajosa.
Margarita, que engañada consintió y necia en la fuga, y salió exhalada al mundo de los deleites en busca, cual mariposa perdida por el aura que perfuman mil flores, entre las cuales vaga errando de una en una, mas que al apoyarse en ellas se estremecen y la asustan, y aturdida y fatigada no osa parar en ninguna.
Y la niña infeliz le contemplaba Cual bella aparicion que ante la vista El viento cruza y en el viento posa, Y vá sobre una ráfaga imprevista Iluminando el aura vagarosa.
No: le veo que el límite traspasa de la bóveda azul: un rayo quita al sol, y el aura trasparente y rasa volviendo a atravesar, se precipita sobre mi corazón y me le abrasa.
Huyósele de los labios involuntaria y dudosa la pregunta de ¿quién llama? tan imperceptible y ronca, que casi en sus labios mismos el aura voraz tragóla.
Cual en el vértice de un aéreo monte, perlúcido, un río brolla de su musgosa piedra, el cual, cuando desde un inclinado valle en picado llegó rodando, por mitad su camino transita de un denso pueblo, 60 dulce alivio para el viandante cansado en su sudor, cuando el grave estío los abrasados campos quebraja; e igual que en un negro tornado lanzados unos navegantes, más lenemente soplando un aura favorable les viene ya cuando su plegaria de Pólux, ya de Cástor han orado: 65 tal fue para nos de Alio el auxilio.