augusto

(redireccionado de augustos)
También se encuentra en: Sinónimos.

augusto, a

(Del lat. augustus, venerable, majestuoso.)
1. adj. Que infunde respeto y veneración por su majestad y excelencia una augusta anciana. venerable
2. adj./ s. m. HISTORIA Título que se daba a los emperadores romanos, a partir de Cayo Julio César Octavio, y que les confería un carácter sagrado.
3. s. m. ESPECTÁCULOS Payaso de circo el augusto forma equipo con el clown, haciéndole de contrapunto.

augusto -ta

 
adj. Que infunde respeto y veneración por su majestad y excelencia.
m. Payaso, bufón.

Augusto (August)

 
Nombre de varios reyes de Polonia.

augusto, -ta

(awˈγusto, -ta)
abreviación
solemne, que causa respeto y admiración la augusta estirpe de los dioses

augusto


sustantivo masculino
show payaso de circouy El augusto forma pareja con el equilibrista.
Traducciones

augusto

Augustus

augusto

agosto, Augusto

Augusto

SMAugustus

augusto

ADJaugust
Ejemplos ?
El pendón de concordia al aire ondea, al ronco retumbar del bronce duro; y entre el rumor de armónicos cantares torna Fernando a sus augustos lares.
rovincias y ciudades de España, nuestros pensamientos son uniformes; nuestra voluntad se ha explicado de un modo maravilloso y nada equívoco; nos apresuramos a la defensa de la patria y a la conservación de los augustos derechos de nuestro amable y deseado Fernando VII.
uto Proprio del Sumo Pontífice sobre la música sagrada Entre los cuidados propios del oficio pastoral, no solamente de esta Cátedra, que por inescrutable disposición de la Providencía, aunque indigno, ocupamos, sino también de toda iglesia particular, sin duda uno de los principales es el de mantener y procurar el decoro de la casa del Señor, donde se celebran los augustos misterios de la religión y se junta el pueblo cristiano a recibir la gracia de los sacramentos, asistir al santo sacrificio del altar, adorar al augustísimo sacramento del Cuerpo del Señor y unirse a la común oración de la Iglesia en los públicos y solemnes oficios de la liturgia.
Íbamos diciendo que Pío VII y el cardenal Pacca (¡mucho me alegro de haber llegado a saber su nombre!) estaban sentados en el portal de la casa de postas; que el pueblo se había agrupado en la calle; que los gendarmes le impedían el paso, y que nosotros los españoles conseguimos acercarnos tanto a la puerta, que veíamos perfectamente a los dos augustos sacerdotes.
Por esto suele elegir para su culto gente que haya tenido ya una pierna en el otro mundo; estos son más capaces de guardar el más fiel silencio sobre sus secretos augustos.
Me arrodillé a sus pies augustos y se los lavé largo rato con el torrente de lágrimas que manaba de mis ojos, y con tristísimos sollozos que me ahogaban la voz a cada palabra, pronuncié esta devota oración: «Santa diosa, perpetuamente solícita para la conservación de la humana especie, siempre pródiga en larguezas y satisfacciones hacia los mortales; para los desgraciados y afligidos sois afectuosa y dulce como una madre.
Finalmente, pasados pocos días, el primero entre los dioses, el más santo entre los augustos, el más augusto entre los santos, el rey de los inmortales, el inefable Osiris, se presentó durante mi sueño, mas no con extrañas vestiduras, sino dignándose hacerme gozar de su magnífica presencia.
No; que, aunque traje de tan ricas galas vistas a la lozana Poesía, y encumbres libre sus brillantes alas aún más allá del luminar del día, las maravillas de la Ciencia igualas, cual los vuelos de la ágil Fantasía, y en sus augustos labios interpretas las verdades más altas y secretas.
Suplico, pues, a vuestra majestad que medite mucho la política que ha de seguir en la gobernación de su pueblo, y no olvide que el sistema liberalesco (y no liberal) ensayado por sus augustos antecesores durante el último siglo, ha dado fatales resultados.
Siendo la intención de los dos Augustos Soberanos, que a fin de conseguir la verdadera paz y amistad, a cuya perpetuidad y estrechez aspiran para sosiego recíproco y bien de sus vasallos, solamente se atienda en aquellas vastísimas regiones, por donde ha de describirse la línea divisoria, a la conservación de lo que cada uno quede poseyendo en virtud de este tratado, y del definitivo de limites y asegurar estos de modo que en ningún tiempo se puedan ofrecer dudas ni discordias.
En cuanto a la estimación en que ha visto tener y tiene a los profesores de la Pintura, dijo: que si hubiera de hacer memoria de los romanos emperadores, sumos pontífices, ínclitos césares, reyes augustos...
Era una de esas benditas mañanas en que la transparencia del cielo descubre infinitos horizontes a la limitada vista de los mortales, mientras que la elasticidad del aire embalsamado y tibio permite oír mejor los augustos rumores de la soledad...