augurio

(redireccionado de augurios)
También se encuentra en: Sinónimos.

augurio

s. m. Señal o anuncio que indica que algo va a ocurrir los nubarrones son augurio de tormenta. presagio

augurio

 
m. Agüero.

augurio

(aw'γuɾjo)
sustantivo masculino
1. signo entendido como advertencia de buenos o malos acontecimientos futuros Este nuevo gobierno no es augurio de paz.
2. vaticinio de hechos futuros por interpretación o intuición Sus augurios para el trigo fueron pesimistas.
Traducciones

augurio

augurio

augurio

Omen

augurio

présage

augurio

omen

augurio

Omen

augurio

预兆

augurio

預兆

augurio

Omen

augurio

varsel

augurio

징조

augurio

omen

augurio

ลาง

augurio

SM
1. (= presagio) → omen; (= profecía) → prediction
consultar los auguriosto take the auguries
2. augurios (= deseos) → best wishes (para for) con nuestros augurios parawith our best wishes for ...
mensaje de buenos auguriosgoodwill message
Ejemplos ?
El segundo Moctezuma vivía tiempos difíciles, existían profecías y augurios que anunciaban una catástrofe para el imperio azteca.
XX Quiero ser labrador de la simiente sana de la sana simiente verdadera y en augurios de cometa que se eleva enredarla de luceros para que no crezca infecta y sea como torrente ultravioleta de rayos destructores de miserias que detentan los microbios altivados de burócratas, cáncer de los logros mártires, sucias veredas de nalgas achatadas en rastreras posturas dilatadas tras poderes trepanados por tronos aplastados.
Como la moza se negó rotundamente a dar explicaciones, reinó el silencio en torno de la sopera humeante. Cenaron bien y alegremente, a pesar de los malos augurios.
765 Lo que pide, a ello temiendo Teletusa, ya difiere los tiempos, ahora con fingida postración la demora alarga, augurios muchas veces y visiones pretexta; pero ya había consumido toda materia de mentira y, dilatados, los tiempos de la antorcha apremiaban, y un solo día restaba: mas ella 770 la venda del pelo a su hija y a sí misma de la cabeza detrae y sueltos, al ara abrazada, los cabellos: “Isis, el paretonio y los mareóticos campos y Faros, tú, que honras, y distribuidos en siete cuernos el Nilo, presta, te suplico”, dice, “tu ayuda y remedia nuestro temor.
Después es necesario que derrames libaciones a la tierra y a los difuntos; encarecidamente suplico a tu esposo Darío, que dices haber visto esta noche, que te envíe de debajo de tierra a la luz augurios favorables para ti y para tu hijo, y que retenga marchito lo adverso en las sombras subterráneas.
EL MENSAJERO Ya sé cuánto prepara el enemigo, Y qué caudillo destinó la suerte A cada puerta. En la de Preto brama Tideo; porque, infaustos los augurios, Del Ismeno le aparta el sacro vate.
Una hermosa agitación siento en el alma... conmueve los mundos invisibles... augurios deleitosos aparecen... renace la marchita primavera...
Mientras en una calle inmediata recobraba poco a poco el aliento y recordaba, aunque tarde, la torpeza y malos augurios contenidos en las palabras que proferí, confesando que, en conciencia, merecía mayor castigo todavía, terminaban los últimos lamentos y despedidas.
Ella misma, el que ellas hacen, su trabajo concluye, ella qué uso, o en qué hoja esté, cuál sea la concordia de ellas mezcladas conoce y a ellas atendiendo los lotes examina de las hierbas. 270 Ella cuando nos vio, dicho y recibido el saludo, esparció su rostro y nos devolvió augurios con sus votos.
Muerta súbitamente, de un mal que no se supo definir, la madre, las muchachas se retiraron del mundo por completo, a pesar de que algunas de sus amigas afirmaban que aquellas chicas -Paulina, Marcela y Rosario- eran animadísimas y amigas de diversión, y ahora, libres, iban, a pesar de su fealdad, a pasarlo muy bien, a darse una vida excelente. No se cumplieron tales augurios.
En cambio, el rey Gaspar, sin ocuparse del cielo, consagraba sus artes mágicas al dominio y conquista de la tierra. Cuando al frente de sus aguerridas tropas entraba en país enemigo, iba prevenido de augurios y horóscopos.
Se estableció la estancia, dejando independiente, aunque a poca distancia, el rancho de don Pedro, y todo andaba a las mil maravillas, sin que nada viniese a confirmar los augurios de los vecinos que habían anunciado tempestades, para cuando don Pedro, decían, «tomase su primera tranca».