atrevido

(redireccionado de atrevidos)
También se encuentra en: Sinónimos.

atrevido, a

1. adj./ s. Que se comporta con atrevimiento. osado
2. adj. Que es osado se puso un vestido con un escote muy atrevido para la fiesta. descocado

atrevido, -da

 
adj.-s. Que se atreve.
Hecho o dicho con atrevimiento.

atrevido, -da

(atɾeˈβiðo, -ða)
abreviación
1. que tiene el valor necesario para hacer algo un guerrero atrevido
2. que tiene descaro, que es irrespetuoso y grosero un hombre atrevido con las mujeres
3. hecho, dicho osado, atrevido o irrespetuoso un comentario atrevido
Traducciones

atrevido

hardi

atrevido

смелый

atrevido

جريئة

atrevido

大胆

atrevido

大膽

atrevido

/a
A. ADJ
1. [persona] (= audaz) → daring, bold; (= insolente) → cheeky, sassy (EEUU)
el periodista le hizo preguntas muy atrevidasthe reporter asked him some very daring o bold questions
no seas tan atrevido con el jefedon't be so cheeky to the boss
2. [chiste] → daring, risqué
un escote muy atrevidoa very daring neckline
B. SM/Fcheeky person

atrevido-a

a. daring; insolent.
Ejemplos ?
En prisiones su belleza de soldados atrevidos, lamenta los no creídos desastres que adivinó, pues por más voces que dio no la oyeron los sentidos.
¿No había tenido fama de hermosa? ¿No le habían dicho todos los pollos atrevidos e instruidos de su tiempo que ella era la mujer que dice mucho a los sentidos?
Hugo si no pudo aprender á idear aquellos proyectos tan atrevidos y tan vastos, se adestró por lo menos á la osadia, á la agitación, á la fuerza de genio que manifestó después, á no desmayar jamas con los reveses de la suerte, y á no aquietarse nunca ni vencedor ni vencido.
“El indeciso es mirado con desprecio” – escribió alguna vez Stefan Zweig y, completando su pensamiento, agregó: “Solamente los atrevidos, nuevos dioses de la tierra, suben en los brazos del destino hasta el cielo de los héroes”.
Siempre confusión. Murmuraciones maliciosas. Consejas extrañas. Cuentos atrevidos. Relatos macabros. Cacas históricas. Líos hediondos.
«¡Qué lástima –me dije al marchar de Puygarrig–, que tan encantadora persona sea rica, y que su dote la obligue a ser pretendida por un hombre indigno de ella!» De regreso a Ille, y no sabiendo muy bien qué decirle a la señora de Peyrehorade, a quien creía conveniente dirigir la palabra de vez en cuando, exclamé: – Son ustedes muy atrevidos aquí en el Rosellón.
El cerro Pan de Azúcar que guarda vigilancia desde el sur oriente, casi nadie ha podido llegar a la espesura por su vegetación y la abundancia de los animales peligrosos. Intensos aguaceros destruyen los probables caminos y ocultan infinidad de cuevas, donde se han perdido atrevidos aventureros.
Fue a Chiapas, a llorar con los indios; pero no sólo a llorar, porque con lágrimas y quejas no se vence a los pícaros, sino a acusarlos sin miedo, a negarles la iglesia a los españoles que no cumplían con la ley nueva que mandaba poner libres a los indios, a hablar en los consejos del ayuntamiento, con discursos que eran a la vez tiernos y terribles, y dejaban a los encomenderos atrevidos como los árboles cuando ha pasado el vendabal.
Por este medio se corre el peligro, mas remoto cuanto mas remoto se ponga en perseguir i castigar el delito, de que no falten individuos bastante viles i atrevidos, que corriendo el albur, burlasen a la mesa depositando en la urna un sufrajio a que no tenian derecho.
Continúan ellos por el camino emprendido; lo continúan, aun después de reprendidos y condenados, encubriendo su increíble audacia con la máscara de una aparente humildad. Doblan fingidamente sus cervices, pero con sus hechos y con sus planes prosiguen más atrevidos lo que emprendieron.
Ahora nos hemos venido sin fecha: como ratones arrojados de la despensa por el gato, hemos ido asomando el hocico poco a poco, los más atrevidos antes, los más desconfiados después, hasta que hemos visto que el campo es nuestro.
XXV A LIDIA Ya no llaman con golpes tan frecuentes a tus cerradas ventanas los jóvenes atrevidos, ni alteran tu tranquilo sueño; la puerta, que giraba a todas horas sobre sus quicios, ama permanecer quieta en los umbrales, y oyes menos veces de día en día este estribillo: «¿Duermes, Lidia, dejando perecer a, tu amante?» Muy pronto serás vieja sin atractivos, y llorarás en la silenciosa calle los desprecios do tus insolentes adoradores, expuesta al viento de Tracia que se desata en la luna nueva.