atrevidamente

Traducciones

atrevidamente

ADV
1. (= con audacia) → daringly, boldly
2. (= con insolencia) → cheekily
Ejemplos ?
Escribiendo en The New York Times, Janet Maslin llama la película "una maravilla tecnológica, arco y innovadora con una concepción visual atrevidamente poco convencional "y" una película ingeniosa enérgicamente con un borde macabro ".
Su personaje principal Rinko Kikuchi quien interpreta a una adolescente sordomuda que es la hija del cazador japonés que obsequia dicho rifle a un hombre marroquí, lleva a cabo escenas con alto contenido depresivo, dramático y reflexivo, "Mostrando el mostruo peluo a unos adolecentes"pues la muchacha busca satisfacer su necesidad de amor, tras el suicidio de su madre, de manera sexual, además de tratar de demostrar su valía atrevidamente ante un mundo el cual la ve como fenómeno.
Posteriormente, volverá a ligarse a sus orígenes con un nuevo lenguaje plástico, esta vez realizando paisajes con características muy propias. Utilizó atrevidamente el color, donde diluía el pigmento en zonas, produciendo la impresión de aguadas o texturas variadas.
Para cerrar su artículo, Beasley escribió: Mike Diver de la revista Clash comenzó su reseña señalando que «su ambición es encomiable, pero su ejecucón, atrevidamente defectuosa» y la continuó diciendo que «1989 es un chiste constante, que siempre coquetea con la excelencia pero que rompe las esperanzas de que alguna canción pueda surgir como brillante singularmente contra las crueles rocas de la inevitabilidad del pop en cada oportunidad».
Reparo, cautela. Antre. Antes. Aorar. Agorar, pronosticar. Aosadas. Atrevidamente, presto. Aparado. Presente, regalo. Aparesçençia. Apariencia.
En ocasiones se sirve de los libros santos para declarar que es el enviado de Dios y Dios mismo; de ellos toma argumentos para instruir a sus discípulos y para apoyar su doctrina; defiende sus testimonios contra las calumnias de sus enemigos, los opone a los fariseos y saduceos en sus respuestas y los vuelve contra el mismo Satanás, que atrevidamente le solicitaba; los emplea aun al fin de su vida y, una vez resucitado, los explica a sus discípulos hasta que sube a la gloria de su Padre.
Así como en nombre de la superstición religiosa han sido sacrificados miles de seres generosos que vivían para el porvenir y se ha condenado, excomulgado y proscrito la verdad continuamente, así en nombre de la superstición política del derecho social es sacrificada la personalidad humana, desconocido y atropellado el derecho individual, ahogada en sangre la verdad que formula atrevidamente el hombre de ciencia, o el que generosamente pretende poner término a las desdichas de sus semejantes, o el que, en fin, trata de hacer valer su propio derecho ante la fuerza brutal del número.
Si los perdigoncillos, los faisancillos y las pollas fueran comunes en todo el año, ¿tendriamos ménos apetito? Tambien respondo atrevidamente que no, á pesar del axioma de la escuela, que la costumbre no hace la pasion .
¡Y, sin embargo, venerables hermanos, no son los incrédulos sólo los que tan atrevidamente hablan asi; católicos hay, más aún, muchos entre los sacerdotes, que claramente publican tales cosas y tales delirios presumen restaurar la Iglesia!
Sin duda, pueden encontrarse economistas que establezcan excepciones más numerosas a este principio; pero podemos afirmar atrevidamente que estos no son economistas puros.
Hemos visto que el primer ataque fue promovido contra ella por el Renacimiento, que produjo héroes y mártires como Vanini, como Giordano Bruno y como Galileo y que, bien que ahogado pronto por el ruido, el tumulto y las pasiones de la reforma religiosa, continuó silenciosamente su trabajo invisible legando a los más nobles espíritus de cada generación nueva esa obra de la emancipación humana mediante la instrucción de lo absurdo, hasta que, en fin, en la segunda mitad del siglo XVIII reaparece de nuevo a la luz del día, levantando atrevidamente la bandera del ateísmo y del materialismo.
Respondo atrevidamente que no; y creo que la antigua escuela que tan raras veces tiene razon, la tiene sin duda en este caso, cuando dice: ab asuetis non fit passio; la costumbre no hace la pasion.